Una piedra en el zapato

  • Complicado El Unicaja recibe al iurbentia Bilbao, un equipo que le ha ganado en cinco de los siete últimos enfrentamientos Necesario Un triunfo podría volver a meter al equipo en el cuarteto de cabeza

Decía Loquillo ayer en una entrevista que Aíto le enseñó a tener disciplina y a creer en sí mismo. El cantante tuvo hace 30 años, antes de dedicarse a la música, serios flirteos con el baloncesto profesional en Badalona, donde coincidió en el Cotonifico con el ahora técnico del Unicaja. Disciplina y confianza, dos aspectos que cada jugador que ha pasado por las manos del madrileño señalan como dos enseñanzas principales. En ello anda ahora Aíto con sus chicos de Málaga. Va por buen camino y el propio entrenador reconoce los progresos y felicita a sus jugadores. "Ellos mismos piden el cambio antes de que yo me dé cuenta porque saben que no van a jugar al 100%", dijo tras el triunfo del jueves en Roma.

Hoy hay una buena prueba para comprobar esa disciplina, pero sobre todo la madurez y el grado de concentración del Unicaja, que suele acusar en exceso el cambio de aires que supone abandonar el brillo de la Euroliga por el fango de la ACB. Visita el Martín Carpena el iurbentia Bilbao, noveno clasificado de la ACB. Podría caerse en el sencillo ejercicio de calificar el encuentro como cómodo, pero ojo. En los últimos años, medirse al conjunto bilbaíno es sinónimo de serio peligro.

Hablan los números y estos dicen que el sufrimiento suele ser mayor del que debería padecerse teniendo en cuenta la diferencia de potencial entre malagueños y vizcaínos. De hecho, Tau Cerámica aparte, el iurbentia Bilbao es el equipo que peor se le ha dado al Unicaja en las cuatro últimas temporadas. Tras las dos claras victorias con las que ambos iniciaron sus duelos en la ACB (86-69 en el Carpena y 66-75 en La Casilla en la temporada 2004/05), cinco de los siete siguientes compromisos se han saldado con victoria bilbaína. Desde aquella primera campaña, el equipo cajista sólo ha sido capaz de vencer en Málaga en la primera vuelta de la temporada 2006/07 (92-79) y en Bilbao en la cuarta jornada de la presente Liga (61-72). El resto, todo victorias vizcaínas, incluyendo su última visita al Carpena (76-77). Mantienen el bloque de aquel equipo, con la ausencia más destacada de Marcelinho Huertas, por lo que la mayoría ya sabe cómo ganar en Málaga.

Aíto seguro habrá incidido en estos precedentes para motivar a sus jugadores. "Mentalizarlos de cara al partido del domingo es un gran problema, no cabe duda, aunque hay que hacerlo", decía en Roma. Aunque quizá para conseguirlo sólo haya bastado recordarles cómo está a día de hoy la clasificación de la ACB. Tras la derrota en Vitoria, el equipo malagueño salió de los cuatro primeros lugares por primera vez en toda la temporada. Ahora es quinto y está acechado por el sexto, el Gran Canaria, que además tiene un partido menos. Su situación más preocupante desde que comenzó la competición. "Es un muy buen equipo que quizá sorprende que esté fuera de las cuatro primeras posiciones", dice al respecto Txus Vidorreta, el técnico rival de esta mañana.

Para escalar posiciones y seguir opositando a la segunda plaza (el liderato parece ya inalcanzable pues el Tau tiene cinco triunfos de ventaja) resulta indispensable amarrar los partidos de casa. Y es que tras visitar a Real Madrid y Tau, el equipo de Aíto aún debe viajar a Badalona, Valencia y Barcelona en las próximas semanas. Esta mañana se presenta una buena ocasión para volver a entrar en la cabeza, alcanzar a DKV Joventut y Real Madrid y evitar complicaciones de última hora que dificulten el transitar por la Liga con la segunda plaza como objetivo y distraigan al equipo en la cita copera de febrero.

Pero eso será más adelante. Hoy toca el iurbentia Bilbao, esa piedra en el zapato que últimamente impide al Unicaja caminar con autoridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios