El pionero que se hizo a sí mismo

  • Pasó de ser aprendiz en un taller de motos a dominar el Mundial

Ángel Nieto, con la placa conmemorativa del Paseo de la Fama de Jerez. Ángel Nieto, con la placa conmemorativa del Paseo de la Fama de Jerez.

Ángel Nieto, con la placa conmemorativa del Paseo de la Fama de Jerez. / román ríos / efe

Comenzó corriendo con motos arregladas a pulso y acabó convirtiendo a España en potencia mundial del motociclismo, del que fue pionero en el país. Ángel Nieto (Zamora, 25-01-1947) creció en el madrileño barrio de Vallecas antes de convertirse en una de las grandes leyendas del deporte nacional.

Comenzó siendo aprendiz en el taller de motos del periodista Tomás Díaz-Valdés y debutó como piloto a los 13 años en las fiestas del Carmen del Puente de Vallecas. Poco después fue tercero en Granada con una moto de 65 centímetros cúbicos en una prueba de 125cc. Se trasladó a Barcelona y en Bultaco fue aprendiz del piloto Medrano. Gracias al ingeniero italiano Bartolotti trabajó en Ducatti y compitió con una Derbi-Zippo. Con 16 años entró en el departamento de pruebas de Derbi, lo que le permitió tomar contacto con máquinas de pequeña cilindrada. Al año siguiente, consiguió su primer gran triunfo, el quinto puesto en el Gran Premio de Montjuïc. En 1967 hizo doblete en el título nacional de velocidad en las cilindradas de 50cc y 125 cc. De ahí saltó al panorama mundial.

El hito llegó en 1969: casi sin experiencia, ganó su primer gran premio en Sachsenring (en la extinta República Democrática Alemana) y luego el título mundial en 50cc, el primero de un español. Comenzaban dos décadas en las que sumó sus "12 + 1 títulos", además de 90 grandes premios y 23 campeonatos de España.

En 1971 consiguió el Mundial de 50cc y el subcampeonato en 125cc. Su único doblete mundialista llegó en 1972. A los mandos de una Kreidler, en 1975 ganó el Mundial de 50cc. A partir del año siguiente, corrió con Bultaco con el que ganó otro título más mundialista en 50cc y fue segundo en 125cc. En 1977 revalidó el título en 50cc y a partir de 1978 se concentró sólo en el de 125cc. Desde 1979 pilotó una Minarelli (que desde 1982 adoptó el nombre de Garelli) y la victoria en ocho carreras le permitió recuperar el centro mundial de la categoría, que no conseguía desde 1972. Entre 1981 y 1984 Nieto encadenó cuatro títulos de campeón del mundo consecutivos en 125cc, los últimos de su carrera.

El de 1984 fue el decimotercero de su carrera, el 12+1 como le gusta decir, cifra que lo situó en el segundo del ranking de pilotos con más títulos en su haber, a sólo dos de Agostini. En 1985 consiguió correr el Mundial de 250cc con Garelli. Ese año ganó su última carrera en la cilindrada de 80cc en Francia, que hacía la número 90, cifra récord entre los pilotos españoles. Abandonó Garelli para volver a Derbi.

En los primeros meses de 1987, formó su propia escudería, el Team Ducados Ángel Nieto, en la que tuvo como pilotos a Carlos Cardús, Alberto Puig y Julián Miralles. Candidato en seis ocasiones candidato al Premio Príncipe de Asturias de los Deportes (1988, 1996, 2001, 2005, 2007 y 2011), siempre tuvo la espinita clavado de no lograrlo.

"Desde que lo dejé, quiero recordar la moto como yo la veía. Nunca he vuelto a ir deprisa", aseguraba. Ni siquiera así pudo evitar una última caída que terminó siendo la más importante de su vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios