fútbol liga santander

Un pistacho cerrado

  • Los números dicen que Simeone ha perfeccionado la defensa de su Atlético, el que tiene mejor promedio de goles encajados de las grandes ligas

  • Oblak ha hecho olvidar a Courtois

Un pistacho cerrado Un pistacho cerrado

Un pistacho cerrado

Una jornada más. Una jornada menos. Con 14 jalones por delante hasta la meta, ahí sigue el Atlético de Madrid empeñado en darle emoción a la Liga. A siete puntos del Barcelona con esa visita pendiente al Camp Nou para el domingo 4 de marzo, 16:15, jornada vigésima séptima. El plan de Simeone es no perder comba, como mínimo, hasta ese partido clave para la suerte del campeonato. Para ello debe ganar en el Ramón Sánchez-Pizjuán el próximo domingo, lo que no le resultará nada fácil, y despachar luego al estajanovistaLeganés en el Metropolitano. Y si además el Barça se deja algún puntito en casa ante el Girona o fuera ante Las Palmas, lo que parece complicadísimo, tanto mejor...

Parecía difícil, pero Diego Pablo Simeone ha perfeccioando esta temporada su sistema defensivo. Lo dicen los números y con eso basta para acallar a quienes aún echan de menos al interista Miranda como mejor compañero de andanzas de Godín en el eje. Para compensarlo ahí está entre los palos Jan Oblak, que ha disipado cualquier recuerdo nostálgico de Courtois. El esloveno le echa un pulso al belga e igual lo gana. Por lo pronto, el número de partidos que deja la portería a cero -con la impagable ayuda de sus compañeros de campo- es similar al número de goles encajados. Y eso, ya de por sí, asombra.

Tener un portero tan solvente está teniendo mucho que ver en el balance. Vale que le llegan poco, pero en actuaciones grises del Atlético, léase sus visitas a Vigo, Eibar o Málaga, por citar algunos ejemplos, el ex guardameta del Benfica ha sostenido el andamiaje con sus reflejos, su elasticidad y sumando tanto entre los palos como en las salidas. En La Rosaleda, los colchoneros ofrecieron su versión más extrema, más seca, ni un gramo de azúcar: un tiro de Griezmann cuando no se había cumplido el primer minuto de juego, y a vivir de esa renta de un gol, que para este equipo es preciosa de veras. Ni una sola vez chutaron más a puerta. Con Oblak atrás, si se pone por delante, el martillazo de la sentencia parece inevitable.

Koke, Saúl Ñíguez, Carrasco y úiltimamente Correa no se acercan a su mejor versión y la luz de Griezmann soluciona los ataques con una producción buena, que no extraordinaria: el Atlético es el vigésimo séptimo equipo de las grandes ligas europeas en goles a favor con sus 36 tantos en 24 jornadas.

Pero su solvencia defensiva convierte su discreta capacidad realizadora en extraordinaria: la victoria ante el Athletic, el undécimo partido con su portería a cero en las últimas 13 jornadas y el decimosexto en esta Liga, mantiene con nueve goles en contra al Atlético de Madrid, el equipo con mejor promedio en ese sentido de las diez mejores ligas europeas, según el coeficiente de la UEFA.

Su media, 0,375 goles por choque en este torneo esta temporada, es inigualable no sólo en su propio campeonato, con el Barcelona como el conjunto que más se le acerca, con 11 tantos en contra, sino también en Inglaterra, en Italia, en Francia, en Rusia, en Portugal, en Alemania, en Ucrania, en Chipre, en Austria y en Turquía, las diez asociaciones de clubes con coeficientes más altos este curso.

Ni el Manchester United, el bloque menos goleado en Inglaterra, con 19 tantos en 27 jornadas (0,70 de media); ni el Paris Saint Germain, con 19 en 26 encuentros (0,73); ni el Nápoles ni la Juventus, con 15 dianas recibidas en 25 duelos (0,6); ni el Bayern Múnich, con 18 goles en 23 choques y un promedio de 0,78, presentan hasta el momento los números defensivos del Atlético de Madrid en la actual Liga. Intentar hacerle un gol al coriáceo equipo de Simeone, como a aquel Milan de Sacchi o al Chelsea de Mourinho, es como morder un pistacho cerrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios