La plantilla cierra filas con Angeleri, que fue baja por amigdalitis

  • El jugador se ha desligado de la polémica surgida estos días y cuenta con el apoyo de sus compañeros

Angeleri se estará preguntando si todo le pasa a él. Con lo que el zaguero argentino ha sufrido para congraciarse con una afición que nunca ha terminado de confiar en su rendimiento, el terremoto provocado por la agencia de representación que llevó los trámites de su fichaje ha dejado algo tocado al futbolista, que se desentiende totalmente de lo acontecido durante estos días y de las pretensiones que dicha empresa pueda tener.

De hecho, el ex de Estudiantes de la Plata no se entrenó ayer. Una amigdalitis sirvió de excusa para faltar al entrenamiento posterior a la tormenta. Pese a todo, Angeleri ya sabe que cuenta con el apoyo total de sus compañeros, que han cerrado filas en torno a él en estos momentos tan delicados.

Deportivamente, estaba cuajando uno de los mejores tramos de su estancia en Málaga. Pese a todo, Gracia apostó por relevarle tras la recuperación de Sergio Sánchez. Hasta entonces había cumplido tanto en el lateral como en el eje de la zaga ante las diversas necesidades que ha tenido el equipo en los últimos meses. Incluso, le ha ganado la partida como tercer central a Miguel Torres, que parecía estar por delante del argentino en la rotación.

Tanto su imagen como la del club quedaron bastante tocadas tras la publicación de la denuncia por parte de Efege Sports, que reclama 150.000 al Málaga y solicita la entrada de la entidad en concurso de acreedores. Desde la entidad de Martiricos no han tenido reparos en admitir esa deuda y algunas otras, aunque mandan un mensaje de tranquilidad, pues con la mayoría de ellos se alcanzó un acuerdo para aplazar los pagos pertinentes en función de la liquidez que vayan teniendo las arcas del club. De momento, las aguas parecen ir calmándose después del lío que se generó durante la tarde del lunes y que ha dejado a Angeleri en el ojo del huracán sin que el central haya tenido nada que ver. Pese a ver como se distorsionaba la imagen que el malaguismo tenía de él, el cuerpo técnico espera que el mal entendido no le afecte en su rendimiento de cara a este tramo final de temporada.

De momento, el vestuario ya ha hecho piña en torno a él y ha cortado por lo sano cualquier tipo de especulación. Esta temporada no ha habido queja pública alguna sobre impagos, prueba de la relación que existe entre el club y la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios