Nada como poder trabajar en casa

  • La plantilla hará cinco entrenamientos en Málaga tras una semana en la que apenas pisó el Carpena

En el seno del Unicaja se suspira cuando se pregunta por la calidad de los últimos entrenamientos del equipo. La razón no es que haya habido mala actitud, de hecho se argumenta que es todo lo contrario, sino que apenas se ha podido trabajar y descansar durante la última semana. Jugar en Europa exige muchísimo en semanas en las que toca jugar a domicilio tanto en la Euroliga como en la Liga Endesa y el Unicaja lo ha padecido en primera persona justo en una semana clave, la que seguía al hundimiento con el Blusens. Los jugadores de Chus Mateo sólo pudieron trabajar en el Carpena en la tarde del lunes y en la mañana del jueves. En medio hubo un incómodo desplazamiento a Siena, con un largo trayecto en autobús y dos madrugones, y después un pesado viaje a Valladolid, con madrugón incluido en la vuelta. El panorama, desde luego, no ha sido el idóneo para poder mejorar en los entrenamientos.

Por eso, los técnicos esbozan una sonrisa cuando piensan en el nuevo horizonte. El equipo, que intentó adelantar su regreso de Madrid sin éxito, llegó ayer a Málaga a las 15:30 y tuvo descanso vespertino. Hoy volverá al trabajo bajo las órdenes de un Chus Mateo que aprovechó el paso por Madrid para permanecer unas horas más con la familia, con una doble sesión en el Martín Carpena que repetirá hasta el jueves, día en el que se desplazará a Barcelona para comparecer en la Copa del Rey. Cuatro días para trabajar con tranquilidad. Sin viajes ni madrugones de por medio. El mejor escenario para poder progresar como equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios