Dos políticas de fichajes distintas según la clasificación

  • La posibilidad de alcanzar Europa, cada vez más factible, llevaría a otros planes · Ricardo Rodríguez repasa la actual situación

El Málaga sigue aferrado a su política de prudencia porque en ella basó el éxito de la salvación y el obtenido hasta ahora en la presente. Nadie en el club levantará la voz por encima de la permanencia mientras ésta no sea un hecho consumado. No obstante, los dirigentes no pueden cerrar los ojos a una realidad que podría darse si el equipo continúa en la buena dinámica que lleva: ingresar en un puesto europeo a finales de temporada. Ineludiblemente, ello llevaría a trabajar en una política de incorporaciones distinta a la que tendría lugar en caso de quedar en puestos de salvación. Entre esos dos modelos vira el trabajo que el club está realizando para apuntalar sus fichajes para el próximo verano.

Bajo esa condición impepinable, que podría tener en vilo al club hasta el mismo 31 de mayo, día en que finalice la temporada, el director deportivo del Málaga, Ricardo Rodríguez, dio ayer un repaso a cómo se encuentra la actual situación del club y a alguno de los parámetros marcados en la tertulia de los lunes de Onda Cero. "Ahora la situación es que no sabemos qué va a pasar. No es igual quedar el cuarto que el octavo o, Dios no lo quiera, más para abajo. Eso lo marca todo, igual que la economía", adelantó.

Efectivamente, los objetivos de cara a la próxima temporada y las restricciones económicas son las primeras premisas a seguir. Ésta ya se conocía porque el calendario de pago de las deudas concursales obliga a un desembolso durante los próximos cuatro veranos de 3 millones de euros -a los que hay que añadir luego los gastos ordinarios y todo ello contando con los topes salariales impuestos en la plantilla-. La obtención de un pase para la UEFA o la Liga de Campeones es una variable que resultaba impensable en pretemporada pero que ahora tiene visos de realidad.

Otras cuestiones sí están más determinadas por los dirigentes de la entidad de Martiricos. Una de ellas es que la intención de éstos es "definir pronto" los jugadores apetecibles, por lo que en próximas semanas está prevista una reunión entre el presidente, Fernando Sanz, con los responsables de la dirección deportiva, el citado Rodríguez, y sus ayudantes, Sandro, y Antonio Benítez.

Aunque la meta es "dar la mayor continuidad posible al bloque" de la presente temporada, según confirmó el asturiano, su anhelo es contar con jugadores que el pasado verano parecían imposibles de traer por las limitaciones económicas y la condición de recién ascendido del Málaga: "Aspiro a que el Málaga sea un equipo apetecible para venir. Yo no pensaba que pudieran venir Duda y Albert Luque y vinieron. Jugadores que antes no querían venir están picando en nuestra puerta. Querían esperar a ver qué pasaba con nuestro equipo y ahora son opciones que tenemos a tiro. Yo me hago una pregunta. ¿Qué es lo mejor? Y creo que hay que seguir esperando y ver que haya jugadores que quieran apostar por el Málaga en lo deportivo, aunque sabemos que también se valora que somos un club que paga al día . No podremos pasarnos de la raya, habrá que hacer un equipo lo más competitivo posible".

Además, Ricardo Rodríguez también enfatizó la importancia "de seguir en la búsqueda del mercado nacional" y dio una oportunidad a los chicos de la base: "Si tenemos que apostar por la cantera, no nos va a temblar el pulso. Confiamos en ellos". Acerca de su estancia en el Suramericano sub 20 de Venezuela, fue contundente: "Ahora están en el escaparate y así no se puede ni hablar porque nos metemos en millones de euros. Además, ese mercado es muy difícil porque se meten muchos intermediarios y no podemos pagar traspaso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios