La presión blanca, la baza del Fuenlabrada

El Real Madrid se presenta en Barcelona con la intención de darle un vuelco a su historia reciente y conseguir un trofeo, la Copa del Rey, que se le resiste desde hace casi dos décadas. El conjunto madridista acude con sensaciones agridulces al Palau Sant Jordi: las dos derrotas ante el Bilbao Básket en la Liga y la Euroliga, unida a la del Montepaschi, y el repaso que le dieron al Banca Cívica justo antes de la cita copera.

Pero el camino hasta la final es complicado en un torneo tan propenso a las sorpresas como la Copa del Rey. En cuartos de final espera el Fuenlabrada (21:30), una de las sorpresas agradables de la liga y un conjunto que, históricamente, suele poner en dificultades a los blancos. Si el Madrid acude a la cita con la duda sobre el estado del pívot croata Tomic, ausente en los últimos encuentros por problemas físicos, los fuenlabreños lo hacen con la rescisión del alero Lubos Barton bajo el brazo y las incógnitas del capitán Ferrán Laviña y del estadounidense Mike Hall, por lo que Porfi Fisac viajó a Barcelona con 13 jugadores. Laviña sufre un proceso vírico similar al que ya padecieran el neocelandés Kirk Penney y el argentino Leo Mainoldi. Por su parte, Hall tiene unas molestias en el tendón de Aquiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios