Será el primer portero negro del Málaga

AHORA que parece que la incorporación de Kameni va a ser un hecho, he de decirles que será el primer guardameta negro de la historia del Málaga. Una curiosidad que, hasta la fecha, no sé por qué, no se había dado. Eso sí, en el conjunto blanquiazul, sí que ha habido jugadores de su raza a lo largo de su existencia.

Basta con echar un vistazo a la actual plantilla y observar casos como los de Eliseu, Helder, Rondón, Weligton o Edinho para constatar que los futbolistas de otras razas, gracias a Dios, son algo habitual. Sin embargo, el primer futbolista negro que se enfundó la camiseta malaguista fue un uruguayo que aterrizó en la Costa del Sol en el año 1950. Su nombre es Carlos Gutiérrez. Recuerdo que el primer partido que jugó con nuestro Málaga lo sacaron de delantero centro y el defensa central del Deportivo de la Coruña Ponte le dio una paliza tremenda. Cuando cogió experiencia en nuestro campeonato, ya dejó esa inocencia. Pasó a jugar de medio volante, donde ya se las tomaba él todas con su amigo Becerril. Menudo empuje el suyo.

Una de mis muchas debilidades ha sido Ben Barek, que llegó procedente del Granada en 1958. Y digo que es una de mis debilidades por lo mucho que me ha hecho disfrutar con su juego y lo buena persona que es.

También el Málaga, bajo su actual denominación, tuvo su primer jugador de raza negra. Se trató de José Manuel Embela, futbolista nacido en Barcelona. Fue durante la temporada 1996/97, en la que el equipo militaba en Segunda B. Embela estuvo, como quien dice, diez minutos aquí. La misma temporada la acabó en Tarragona. José Manuel Díaz Novoa fue el entrenador que tuvo en su corta estancia en Málaga, un histórico del Sporting de Gijón, nuestro próximo rival.

Los asturianos son un equipo que me cae simpático. Con ellos, en su época dorada, disfruté de su fútbol, que es de lo que se trata también para los que amamos este deporte. Recuerdo, como imagino que muchos de ustedes, a su gran emblema: Enrique Castro, Quini, un caballero del deporte español que ahora es su delegado. En ese equipo estaban hombres como Enzo Ferrero, un gran extremo zurdo argentino; Cundi, el padre de Rubén, jugador hoy del Levante; Castro, el portero hermano de Quini, tristemente desaparecido; o Maceda, un jugadorazo.

Ahora sufren más en este caminar por Primera que coincidió en el retorno con nosotros. Pese a la simpatía que me despiertan, evidentemente espero que el Málaga les supere y haga buenas las sensaciones agradables que nos dejó su juego en la eliminatoria de Copa ante el Real Madrid. Pese a la eliminación, creo que el primer tiempo del equipo en el Santiago Bernabéu ha sido lo mejor de esta temporada.

Cómo no, en estas fechas, quisiera lanzar mi más sentido homenaje a Gallardo. Mañana se cumple un cuarto de siglo de su pérdida. Con él se nos fue el que iba para enorme portero de un Málaga totalmente malagueñizado. Fernando, Burgueña, Brescia, Popo, Muñoz Pérez, Nacho, Ernesto, Hierro I, Azuaga, Recio, Rivas, Hierro II y Canillas compartían ese vestuario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios