Ajedrez

Un primer tablero malagueño

  • Fernando Escalante, subcampeón nacional de la ONCE, da el salto a la competición absoluta con una brillante carrera a sus espaldas y "sin miedo" a su porvenir, en el que se incluye un torneo en Rumanía

En el argot ajedrecístico, se denomina primer tablero al mejor jugador de un equipo. Fernando Escalante, a sus 20 años, es el primer tablero del equipo Maristas. Pero ésta es sólo una pequeña parte de su ajetreada vida dentro del mundo del ajedrez.

Fernando lleva jugando al ajedrez profesionalmente desde los 15 años. "En la ONCE me dieron la posibilidad de probar y fue entonces cuando me di cuenta de que era más bueno que los demás de mi edad", recuerda ahora el ajedrecista. Desde entonces hasta ahora, mucho ha llovido para Escalante. Siempre bajo la batuta de Óscar Gutiérrez, este malagueño ha estado avanzando en el mundo del ajedrez provincial, autonómico y nacional hasta llegar a ser uno de los mejores.

Comenzó a despuntar desde muy pronto (fue cuarto en uno de sus primeros Nacionales de la ONCE). Pero fue en el año 2006 cuando consiguió uno de sus mayores logros deportivos, ser subcampeón de España de la ONCE. Poco después, en el torneo de Coín celebrado en noviembre del 2007, Fernando consiguió ascender a Preferente, la máxima categoría del ajedrez, llegando así a ser el primer jugador de la ONCE que logra esta gesta en Málaga.

Y es que Fernando, cuyo problema de visión le impide ver con el cien por cien de la nitidez habitual, compite también en torneos que no son organizados por la Organización Nacional de Ciegos de España.

Tres retos son los que Fernando tiene este año, tres citas indiscutibles a las que el ajedrecista no puede fallar. La primera de ellas y sin duda la más importante tendrá lugar en Rumanía este mismo mes. Fernando ha sido convocado por el seleccionador de la ONCE para acudir representando al combinado absoluto español. "Estoy muy contento de acudir a Rumanía, aunque mi madre está mucho más ilusionada que yo", comenta entre risas Fernando.

El Open de Salou será la segunda cita anual para este joven malagueño, quien cerrará sus grandes torneos con el Campeonato de España individual de la ONCE, en el que intentará subirse a lo más alto del podio.

Mientras tanto, Fernando deberá hacer frente a la nueva categoría en la que está obligado a jugar. Hasta el momento había jugado como sub 20, pero a partir de ahora sólo podrá competir en torneos absolutos. "No me da ningún miedo -comenta Fernando al respecto de sus futuros rivales-, ellos son los que tienen que tenerme miedo a mí", apostilla. Y es que este ajedrecista malagueño está convencido de sus posibilidades y no duda de ser capaz de imponerse a cualquier rival.

Fernando posee el título de monitor autonómico aunque, de momento, "prefiero no usarlo", comenta el joven, quien ha preferido dedicarse a ser árbitro provincial: "Me gusta arbitrar los torneos de los niños, porque son mucho más divertidos", arguye Escalante, quien en la próxima semana será galardonado por la ONCE por su labor deportiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios