"Será la primera vez que no vea al Cautivo"

  • La llamada de la sub 20 corrobora la progresión de Recio, que sigue apostando fuerte por la permanencia del equipo

Comentarios 2

La meteórica progresión de José Luis García del Pozo (Málaga, 1991), Recio para el fútbol, no se corresponde con la trayectoria del Málaga. Su irrupción es una de las mejores noticias que ha recibido el malaguismo en esta desconcertante campaña, que empezó con ilusión desbocada. Ahora se intenta sortear el drama. Recio se ha cortado el pelo, está ahora más definido, ha seguido un plan de fortalecimiento muscular. Le llaman las selecciones españolas. Jugará el miércoles en Mantova (Italia) con la sub 20 y se perderá buena parte de la Semana Santa. Se lo toma como un premio cuya recompensa será la salvación del Málaga.

-Enhorabuena por la convocatoria. En un mes ha sido citado con la sub 21 y la sub 20.

-Pues sí, muy contento por la convocatoria. Es un premio al trabajo que se está haciendo en el club y lo afronto con la máxima ilusión, como otra experiencia muy bonita.

-¿Se ve en agosto jugando el Mundial sub 20 de Colombia?

-De momento estoy en esta lista. Los técnicos [Luis Milla y Julen Lopetegui] quiere ver jugadores, cómo estamos. Quiero darlo todo, hacerlo lo mejor posible. Si tengo la oportunidad de ir sería una experiencia inolvidable porque sólo se vive una vez en la vida. Si no, pues nada, a seguir trabajando.

-¿La de la sub 21 cómo fue?

-Muy bien. Me apoyé en Dani Pacheco, que conocía a casi todos los demás porque había jugado en el Europeo sub 19 pasado con ellos. Fue una gran ayuda, me acopló. Tanto los compañeros como los técnicos me trataron muy bien, son gente muy cercana.

-¿Cómo se vio con la Roja puesta?

-Pues con una ilusión increíble. Después de tan pocos meses en la élite llegar a debutar con la sub 21 fue un sueño hecho realidad. Lo viví a tope, la disfruté al máximo y ahora me propongo lo mismo.

-En la lista están Dani Pacheco, también Isco, del Valencia. Juanmi va con la sub 19, Raúl Baena debutó con la sub 21. ¿Está de moda el futbolista malagueño?

-Siempre he dicho cuando me han preguntado que en Málaga hay una cantera buenísima. Y lo que queda por venir de ahí abajo. Es un premio al trabajo bien hecho que se está haciendo en el Málaga. Me alegro por ellos, por Isco y Pacheco, también por mi compañero Juanmi.

-Es una pena, de todas formas, que jugadores como Isco o Pacheco estén fuera de Málaga.

-Ellos se fueron hace ya bastante tiempo. Tuve la oportunidad de vivir lo de Dani, cuando se marchó al Barcelona. Jugué con él en alevines y ahí le pescaron. Ha crecido muchísimo como futbolista. Este año ha tenido menos minutos en el Liverpool, aunque jugará más en el Norwich. También me alegro por Isco, al que me he enfrentado muchísimas veces en categorías inferiores. Él estaba en el Benamiel y tenía una calidad tremenda, para nada me sorprende que esté ahí.

-Volvamos a la realidad del Málaga, que no es tan bonita. El empate ante el Deportivo fue un palo.

-Sí, no se puede negar. Salimos desde el principio a por los tres puntos, habíamos trabajado durante la semana para ello. Pero fue un poco pinchazo ese empate, íbamos con esa ilusión de ganar. Ellos hicieron un buen trabajo en defensa, incluso con uno menos. Nos costó rebasar su defensa y de ahí el resultado. Hay que pensar en el próximo partido ante el Mallorca, que es una final.

-Son finales todos los partidos de aquí al final, ¿no?

-Desde la Real Sociedad todos son finales, pero lo del sábado ante el Mallorca es de sí o sí. De no conseguir la victoria nos quedaríamos tocados, no sólo por los puntos sino por la moral del equipo. Si ganamos, daríamos un paso muy importante y podríamos llegar a salir del descenso.

-Es su primer año en el primer equipo. ¿Se nota tanto esa presión en los partidos cuando se habla de la élite?

-Si el equipo fuera noveno o décimo jugaríamos mucho más sueltos, tenemos jugadores de mucha calidad. Seríamos más ofensivos y atacantes, pero la presión de la posición en la que estamos se nota. Pero yo creo que el equipo lo lleva bien. Tenemos que aislarnos de esa presión y jugar como sabemos.

-¿Hay dudas dentro del vestuario?

-El equipo está muy unido. Hay un bloque buenísimo y yo que estoy dentro del vestuario lo noto. En ese aspecto vamos por el buen camino.

-Si le dicen en septiembre que hubiera jugado una veintena de partido con el Málaga, que hubiera debutado con la sub 21...

-No me lo hubiera creído. Ha pasado todo muy rápido y todavía me cuesta asimilar muchas cosas de las que me están pasando. Estoy muy contento con todo, pero soy consciente de que todavía tengo que trabajar muchísimo para que sigan viniendo más noticias buenas.

-En juveniles jugaba de mediapunta y con mucha llegada a portería. ¿Cómo retrasan su posición?

-Es verdad, el año pasado jugué de mediapunta, metí 14 o 15 goles, tenía mucha presencia en ataque. El mister del filial, Rafa Gil, y Antonio Benítez me dijeron en pretemporada que me veían como pivote. Y ha sido un cambio importante que me ha salido bien, porque me ha servido para jugar con el primer equipo.

-¿Cambian mucho los conceptos tácticos?

-Son posiciones distintas. Ahora se me exige mayor presencia en defensa, mantener la concentración, no perder la posición... En cambio, de mediapunta tienes mucha más libertad para moverte y crear. Pero me he acostumbrado bien a ese cambio, sé que tengo que arriesgar menos la bola. Antes podía tirar una pared, buscar más el hueco... Ahora no, una pérdida puede ser muy peligrosa. En las dos posiciones me siento cómodo.

-¿Está haciendo algún trabajo específico para fortalecerse?

-Ahora llevo un par de semanas que no, pero hice un trabajo de tren superior y de piernas para fortalecerme un poco, mezclado con la alimentación, que ahora la cuido mucho, es una parte muy importante. Quiero desarrollarme un poco más, en Primera los jugadores son unos portentos físicos. Se nota en los choques y hay que prepararse.

-Se cumplen hoy 70 años de inauguración de La Rosaleda. ¿Se acuerda de la primera vez que estuvo allí?

-Ufff, ahora me pillas un poco. Fue en Segunda B, seguro, no sabría decirte el rival. Era pequeño, seis o siete años. Estaba muy cambiada respecto ahora. Me recuerdo allí metido en la grada.

-Y ahora se ve ahí en medio.

-Soy de aquí, estoy en el club desde benjamines, es el sueño de toda mi vida. He estado tantas veces en la grada y ahora verme ahí abajo... Me sigue impresionando mirar arriba y ver el estadio lleno.

-¿De lo que vio desde la grada quién le llamó más la atención?

-Han pasado jugadores muy buenos. Ahora, Duda o Apoño. Antes, Rufete, Movilla, De los Santos, Catanha, Darío Silva... Esperemos que sigan saliendo buenos jugadores que hagan disfrutar a la afición.

-¿A Duda le ha preguntado cómo se le pega así de bien a balón?

-No, no le pregunto (risas). No me va a servir porque para mí es uno de los jugadores lanzando faltas de la Liga. Lo ha practicado desde muchísimo tiempo antes. Es magnífico.

-Le he leído más de una vez que Xavi es su referente.

-Cuando veo los partidos del Barça me fijo mucho en él, es el mejor mediocentro del mundo. A Busquets o Iniesta también los miro, forman el mejor centro del campo del mundo. Como ellos hay muy poquitos. Xavi es increíble.

-Llevó el 8 suyo con la sub 21.

-La verdad es que no lo pedí, me lo dieron. Es un orgullo increíble. Es un ídolo.

-¿Le gusta la Semana Santa?

-Sí, mucho. Desde pequeño la he visto, me encanta el ambiente.

-Le va a tocar perdérsela esta vez por la convocatoria de la sub 20.

-El Cautivo es el que siempre he visto. Nunca me lo he perdido y ésta será la primera vez. Si es por cosas como ésta, bienvenido sea. A ver si el jueves puedo ver algo...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios