unicaja | real madrid · la previa

La prueba más dura

  • Recuperación Haislip y Gabriel regresan para combatir al lanzado Real Madrid Perspectiva La necesidad de victorias sigue presente para el Unicaja

Comentarios 0

Tras el receso de Estambul, donde se vio a una versión desagradable del rampante aunque disminuido Unicaja, vuelve la necesidad de la ACB, donde el agua todavía está por encima de la cintura. Puede llegar hasta el cuello esta noche, porque en el Carpena comparece el Real Madrid. Y sólo ha perdido el pujante equipo de Joan Plaza tres partidos esta temporada. Tau (ACB), Barcelona y Panathinaikos (Euroliga) fueron sus ejecutores. Es decir, al Madrid sólo le ganan los muy buenos y algunas veces. O de aquella manera, véase el partido del jueves en el OAKA. La última derrota en competición doméstica data del 14 de octubre, en Vitoria. Desde entonces, ocho victorias enhebradas que colocan al Real de la mano del DKV en la cabeza de la tabla. O sea, que la prueba es harto complicada. Quien viera el partido del jueves ante el Panathinaikos puede dar fe.

El Unicaja recupera para la causa a Marcus Haislip, tras dos semanas ausente por una rotura en el abductor, y Germán Gabriel, repuesto del crucial sobreesfuerzo que hizo en Fuenlabrada. Haislip no completó ayer el entrenamiento; Gabriel tampoco y luce aparatoso vendaje. Se vestirán y a saber cuál será su uso. Desde los cinco minutos a los 30, todo es posible, se verá según cuál sea su toma de contacto.

Falta ver la respuesta anímica al encuentro de Estambul. Pareció por momentos, dada la inferioridad ante el Efes Pilsen, que el Unicaja jugó con la calculadora de energía y el freno de mano. Hoy se comprobará. Cualquier fallo de concentración o la falta de intensidad son hoy errores imperdonables en la contrarreloj en la que está inmerso el Unicaja para llegar puntual a Vitoria. El discurso del partido a partido preside las declaraciones públicas de los jugadores y técnicos cajistas, pero es innegable que la meta volante es llegar al Buesa Arena en febrero, pese al calendario terrible que se avecina, consecuencia de no haber hecho los deberes a tiempo en el tramo ante rivales sencillos.

La profundidad de banquillo del Real Madrid, aun sin el lesionado Mumbrú, es alta, pero el Unicaja debe aguantar el ritmo para tener opciones. Papel capital del público, que ha acabado con las entradas disponibles con bastante antelación. El Madrid no despierta las mismas fobias que el Barça en Málaga, pero se le acerca. Siempre motiva ver la camiseta blanca delante. La clasificación dice que el Real es el favorito. El Unicaja juega con el factor cancha y la imprevisibilidad que le caracteriza. Es día de fiesta, no lectivo, y sobre la cancha le toca a los de Scariolo corresponder. No es fácil. Es la prueba más dura a día de hoy.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios