Y pudieron ser los tres

  • Granero salva un punto para un Espanyol que rozó el triunfo al final

Granero acaba de ejecutar la falta directa del empate final. Granero acaba de ejecutar la falta directa del empate final.

Granero acaba de ejecutar la falta directa del empate final. / toni albir / efe

El Espanyol firmó una actuación gris ante el Villarreal, que se adelantó en el minuto 25 gracias a Rodri, pero con un acelerón final, empató con un tanto de falta de Esteban Granero (86') y rozó la victoria con un disparo de Baptistao al larguero antes del silbido final.

Con tres delanteros, Gerard Moreno, Baptistao y Sergio García, la presión blanquiazul empezó intensa. En defensa, los locales tampoco dejaban espacios, aunque sin anular completamente el fútbol amarillo. Los de Javi Calleja no estaban del todo incómodos en el RCDE Stadium y cuando llegaban lo hacían con peligro.

Quedó claro en el minuto 25, cuando Rodri batió a Diego López. Ünal probó fortuna en el área y Carlos Sánchez rechazó el balón: el meta no pudo hacer nada ante este segundo intento. El 0-1 provocó los primeros silbidos de la grada perica, que se intensificaron cuando Ünal remató al lateral de la red.

Los de Quique Sánchez Flores se fueron a los vestuarios con silbidos generalizados como banda sonora. En la reanudación, el técnico blanquiazul sentó a Darder, ubicó a Marc Navarro en el lateral derecho y adelantó a Víctor Sánchez al pivote. El Villarreal estaba muy tranquilo. Asenjo apenas tenía trabajo y Bacca falló un mano a mano ante Diego López. El fallo le costó carísimo al Villarreal. Granero ejecutó con templanza esa falta postrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios