Con 0-2 por quinta vez

  • El mal arranque cajista ya se dio en 1997, 1998, 2005 y 2006

Empezar mal y terminar bien. Es la secuencia a la que se suelen agarrar los equipos que no logran tener un buen comienzo de temporada. Una secuencia que se repite sobre todo con determinados entrenadores. El ex cajista Sergio Scariolo es uno de ellos. Aíto García Reneses no está tan acostumbrado. La temporada pasada, sin ir más lejos, el Unicaja firmó una gran pretemporada y un excepcional arranque liguero en los primeros meses del técnico madrileño como jefe del banquillo cajista. No perdió en pretemporada, pasó por encima del Real Madrid en el debut de Liga, se puso líder en la segunda jornada tras exhibirse en Sevilla y se plantó en la sexta jornada con una sola derrota, borrón propiciado, como no, ante el verdugo Tau.

Pero el inicio del segundo año de Aíto en Málaga no está siendo tan placentero. Las lesiones y la falta de adaptación de algunos jugadores han contribuido a firmar uno de los peores comienzos de temporada en la historia del CB Málaga. El Unicaja aún no ha sido capaz de inaugurar su casillero de victorias tras las dos primeras jornadas pese a medirse a rivales de entidad menor como Fuenlabrada y Manresa, hecho poco habitual pero no exclusivo de la actual campaña. El conjunto cajista ya se vio con este 0-2 en cuatro ocasiones: temporadas 1997/98, 1998/99, 2005/06 y 2006/07.

Comenzando por lo más reciente, el Unicaja de Scariolo inició la temporada de su reinado en la ACB con dos derrotas consecutivas, la primera en el Nou Congost (85-76) y la segunda en casa ante el Pamesa Valencia (65-67). La racha se cortó entonces con una paliza al Etosa Alicante (92-60) en un partido en el que Scariolo fue expulsado en el segundo minuto del primer cuarto. El curso siguiente, el de la participación en la Final Four de Atenas, la secuencia inicial se repitió con una paliza en Vistalegre ante el Real Madrid (85-56) y una sorprendente derrota en el Carpena ante el GBC Bruesa (80-81). El Lagun Aro Bilbao fue el que pagó los platos rotos en la tercera jornada (92-79).

Los otros dos precedentes fueron con Pedro Ramírez (derrotas ante el Caja San Fernando y el Estudiantes en la temporada 1998/99) y con Javier Imbroda (1997/98), siendo este el peor arranque liguero en la historia del club. Entonces no sólo se perdieron los dos primeros duelos ligueros (91-77 en el Palau y 77-71 en Manresa). El Tau (80-95) y el Estudiantes (92-84) prolongaron la racha cajista hasta la cuarta jornada. El objetivo del actual Unicaja es evitar el 0-3. Y eso pasa por ganar al Real Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios