Otro recital en Burgos

  • El Clínicas Rincón logra una victoria para los anales en El Plantío (64-101) en una exhibición de juego colectivo · El equipo de Paco Aurioles se acostó ayer como líder

Si el rival se llamaba Ford, el Clínicas Rincón fue ayer un Ferrari. Si el Unicaja arrasó el día antes en Sevilla por 31 puntos, el hermano pequeño, cada vez más grande, consiguió una victoria para los anales por 37 puntos (64-101) en un atónito El Plantío, pabellón burgalés que asistió a un clínic de baloncesto ejecutado por los pupilos de Paco Aurioles. Nada queda de los miedos previos a la competición, de la duda de si este grupo de imberbes daría la talla en una categoría selvática en la que en cada pista existe una emboscada. Ayer se acostaron, es un decir porque tocó viaje en autobús después, como líderes.

Merece la pena dejarse los ojos en el ordenador (admirable iniciativa de la FEB, debería tomar nota la ACB). La calidad de imagen no es muy alta, pero ya la ponen los artistas axárquicos. Comienzo marcando territorio de Cortaberria, al que quizá algún día el baloncesto haga justicia a su calidad (9-14), vacilaciones lógicas (20-16) y tiempo muerto de Paco Aurioles. Rai, Williams, Chylinski y otra vez Rai. Cuatro triples, 0-12 de parcial en apenas minuto y medio y partido con tendencia virada. Desde ahí, el diluvio (35-50 al descanso) en Burgos. Chylinski (4/5 en triples) comandó el despegue en una exhibición colectiva en la que no hizo falta una versión súper de los brasileños. Faverani debutó, sacó los codos si hizo falta y acabó con 12 puntos y 12 rebotes. Paulao firmó 10-6 y Rai 10 puntos y cinco asistencias. Mike Williams (19) marcó el tope anotador. Y así, el resto. El hueco no dejó de crecer, superó los 30 (37-67) en el minuto 27 y el último cuarto sirvió para evidenciar la impotencia de Corrales, Sanmartín o Sinanovic, que vieron cómo un grupo de jóvenes voraces les pasaron por encima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios