La reclusión de Florentino Pérez

  • El presidente del Real Madrid prefiere ahora exponerse menos ante los medios

Florentino Pérez no es el mismo hoy que el de hace tres años cuando renunció a la presidencia del Real Madrid. Ahora, de regreso al mando de la casa blanca, el mandatario apuesta por una exposición pública sustancialmente menor a la de su anterior etapa por consejo de su allegados.

Ya no es habitual ver a Florentino Pérez en entrevistas públicas. Ofreció varias antes de las elecciones, pero desde entonces apenas aparece en los medios de comunicación. Tampoco viaja con asiduidad a los estadios que visita el Real Madrid. ¿Por qué?

En primer lugar, por petición de sus próximos. "Decidió presentarse a las elecciones sólo después de obtener el permiso de su familia, que a cambio le pidió dedicar menos tiempo al club y más a sus allegados. Y eso lo está cumpliendo", aseguró un hombre muy cercano a Pérez en la directiva del club.

Los últimos dos años fueron duros para Florentino, quien vivió en primera persona lo que es compartir cama con el cáncer. Su mujer, afectada por un tumor, fue sometida a tratamiento, un proceso duro que se resolvió de manera feliz.

Pero, también, existe otra motivación para la reclusión de Pérez. Hace tres años se le acusó de transmitir una imagen de prepotencia en sus declaraciones, que inevitablemente siempre incluían la frase "el Real Madrid es el mejor club del mundo y también el más rico".

Si alguien no se expone, no corre el peligro de transmitir un mensaje que pueda ser interpretado de forma diferente a la que se pretende. Y, ante ello, amplió las funciones de Jorge Valdano, director general del club y "brazo derecho" de Pérez. El ex futbolista es más que un director general y actúa también como portavoz.

Al mismo tiempo, el Real Madrid nombró a Miguel Pardeza como secretario técnico. Es otro hombre con don para la palabra y la entidad no duda en situarle delante de los micrófonos de los periodistas. Todo con tal de que Florentino Pérez no tenga que hablar ante las cámaras.

"Haremos todo lo posible para cometer otros errores, no los anteriores", dijo recientemente Valdano. "De alguna manera, desde los hechos estamos demostrando que tenemos intención de hacer las cosas de un modo distinto", añadió.

Quizá también se refería al alejamiento de los focos del presidente del Real Madrid. "Florentino Pérez ya no se siente cómodo ante la prensa. Y si concede entrevistas, prefiere hacerlo a medios de comunicación extranjeros. No está entre sus prioridades hablar en público, aunque tarde o temprano tenga que hacerlo. Pero siempre lo hará a disgusto", añadió una fuente de la directiva.

Un perfil bajo que no quita que se trate de un Florentino Pérez igual de ambicioso, como confirmó con los fichajes de Cristiano Ronaldo y Kaká. La diferencia es que ahora es mucho más discreto. O, por lo menos, más prudente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios