Entre la resignación y el disgusto

  • Jiménez habla de la fuga de talentos; Enrique Cortés, ya fuera del Unicaja, se va a Denver

En el seno del Unicaja se asume con resignación la progresiva marcha de jugadores a hacer las Américas. El efecto llamada por las buenas experiencias de los compañeros que trasladan sus vivencias en Estados Unidos mientras compatibilizan estudios y baloncesto exporta a más jugadores de Los Guindos.

"Es una pena, evidentemente", reflexionaba Carlos Jiménez tras la marcha confirmada de José Alberto Jiménez a un juniorcollege de Florida a pesar de que se le tenía guardado un papel preponderante, como hombre experimentado en una categoría superior, en el Clínicas Rincón: "Llevan muchos años vinculados al club, desde pequeños, y no es agradable. Pero se encuentran con la oportunidad de un planteamiento personal de compaginar deporte y educación y aquí sabemos que estamos en desventaja. En ningún sitio va a poder mejorar más que aquí deportivamente, ellos lo admiten, pero es un sobreesfuerzo demasiado grande si quieres estudiar y jugar. En Estados Unidos, sin ningún gasto, estudias. Entiendes que se vayan tomando esa decisión aunque no nos guste. No puedes hacer nada en algunos casos".

Además de José Alberto Jiménez, ayer se conoció otra marcha de un malagueño de la generación del 96, aunque ya no pertenecía al Unicaja, Enrique Cortés. El escolta jugó la pasada temporada a las órdenes de Javier Imbroda en Medacbasket, con el que ascendió a Liga EBA. Emigrará a la Metropolitan State University of Denver, en Colorado. Se trata de una universidad que compite en la NCAA II, segunda liga de las universidades americanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios