Los retos de Chus Mateo

  • El estado de optimismo en el que vive el equipo no oculta algunos déficits · El cuerpo técnico confía en recuperar para la causa a McIntyre, Tripkovic y Blanco

El Unicaja vive estos días en una nube. Protagoniza la mejor racha de victorias de toda la ACB, ocupa su mejor posición en la tabla de los últimos cuatro meses (sexto) y ha devuelto la ilusión a una afición ávida de buenos momentos. Todo es optimismo en el entorno del club. Pero en el seno del equipo manda la palabra prudencia. El vestuario pide mesura para controlar la euforia y el cuerpo técnico intenta abstraerse de los piropos para seguir exprimiendo las virtudes de un grupo que comienza a carburar.

Mateo, Aurioles y Sánchez-Cañete están satisfechos con la progresión del equipo pero aún aguardan el paso al frente de varios jugadores para terminar de cuadrar el círculo. Tres nombres propios centran ahora sus esfuerzos. El reto es conseguir que se suban al carro.

una estrella sin brillo

El ranking de prioridades lo encabeza Terrell McIntyre. Fichado con status de estrella, el menudo base norteamericano no ha brillado todavía más que en ocasiones puntuales (promedia 7 puntos y 6 de valoración en 21 minutos de juego). Se argumentó su lesión de principios de temporada para justificar su bajo rendimiento en los primeros meses, pero la explicación ya no sirve bastante tiempo después de su total recuperación.

Mateo le está dando plena confianza. "Estoy convencido de que va a estar seguro a muy buen nivel al final de la temporada. Se está sembrando todo para que eso pase. Va a hacer un final de campaña extraordinario. Estoy absolutamente convencido de ello", decía el técnico sobre McIntyre tras la victoria sobre el DKV. Una de sus principales carencias es la de la consistencia defensiva. Se le pide mayor compromiso atrás. La mejoría de Blakney en los últimos partidos puede servirle de acicate. De su evolución dependerá que se dé el pretendido salto de calidad.

más que un tirador

Pese a cuajar una gran actuación en el primer partido liguero con Chus Mateo, Uros Tripkovic ha visto reducida su presencia hasta el punto de convertirse en el último hombre de la rotación cajista. Su letal muñeca se convierte en un arma considerable, pero la intención es que amplíe algo su repertorio. Como en el caso de McIntyre, la defensa es su gran debilidad. También la irregularidad. La incorporación de Carlos Jiménez limita su presencia, pero se le sigue esperando.

aún por explotar

Si alguien conoce bien a Saúl Blanco es Chus Mateo. Estuvo a su lado la temporada en la que explotó en Fuenlabrada y enamoró al Unicaja. Sabe de su calidad y apuesta firmemente en sus posibilidades. En los entrenamientos se empeña en otorgarle galones y darle confianza, pero su respuesta en los partidos sigue siendo decepcionante. Su buena actuación el pasado sábado (batió su récord de valoración con cajista con 24 puntos) puede ayudarle a terminar de explotar en Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios