Una semana multiusos

  • Preparación El Unicaja jugará de 16 a 18 partidos en menos de dos meses y el de esta semana es el último descanso al menos hasta mediados de marzo Trabajo Tiempo para trabajar física, táctica y mentalmente

Comentarios 1

Hasta el 10 o el 11 de marzo, cuando el Asefa Estudiantes visite el Martín Carpena, el Unicaja tiene garantizado jugar dos partidos por semana (siempre que en la Copa gane el encuentro de cuartos de final). Por ello, esta semana que entra es especial. No hay partido intersemanal, un parón que parece un mundo en este trasiego de viajes y de encuentros. El Unicaja jugará un mínimo de 16 y un máximo de 18 en menos de dos meses, dependiendo de cuánto se avance en la Copa del Rey.

Si en el parón navideño Mateo optó por dar descanso a una plantilla que parecía cansada física y mentalmente en el mes de diciembre, esta vez toca lo inverso, trabajo duro para cargar las baterías cara a este tramo capital de la competición en el que se reparten las calificaciones definitivas de dos de las tres competiciones. El aprobado está en la Copa y la Euroliga, toca ir a por nota alta. En principio hay previstas dobles sesiones lunes, martes y jueves, con el miércoles de descanso por medio. Un periodo para afinar físicamente y para avanzar tácticamente. Por ejemplo, en el ataque contra zona que se atragantó en Fuenlabrada. Y en algunos aspectos más que se quiere perfilar. Añadir arsenal de cara a partidos cruciales en los que la exigencia y la intensidad subirá.

El Unicaja no parece tan fluido en el último mes, el juego ofensivo resulta más espeso. La perfección que se tocó en Alicante, momento cumbre de esta temporada porque el acierto lo redondeó todo, no se ha repetido. Pero la encomiable actitud y el gran esfuerzo le ha valido para sacar adelante situaciones complicadas y partidos muy estimables como el de Sevilla o el del Gescrap Bilbao. Pero para llegar más lejos hay que mejorar lo bueno y ocultar lo malo. Lo sabe el cuerpo técnico y cree en ello, piensa firmemente que hay margen de mejora a pesar del buen rendimiento colectivo. Hay jugadores a los que enganchar al carro que aportarían soluciones válidas, caso de Sinanovic. A Darden, considerado capital por su impacto defensivo, se le espera para final de mes.

Lo decía Chus Mateo tras ganar al Bilbao. Había que conjugar la ambición con la humildad. Intentar tocar el cielo sin despegar los pies del suelo. No fue la actitud en Fuenlabrada y viene una buena semana por delante con muchas utilidades. Física, táctica y mentalmente es un buen momento para rearmarse. Espera la Copa, el Top 16... y la Liga. Que el sábado llega al Carpena el Murcia y no hay que descuidarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios