Fútbol

Más de setenta muertos en un partido de fútbol en Egipto

  • Los seguidores de uno de los equipos invadieron el campo, lo que derivó en un grave enfrentamiento que deja también cientos de heridos. La liga egipcia, suspendida indefinidamente.

Comentarios 10

Al menos 74 personas han muerto después de que seguidores de dos equipos de fútbol se enfrentasen este miércoles al término de un partido en la ciudad egipcia de Port Said, en el noreste del país, según un balance ofrecido por el Ministerio de Sanidad a la televisión estatal.

La trifulca comenzó al término de un partido entre los equipos Al Masry, de El Cairo, y Al Ahly que terminó con el resultado de 3-1 favorable a los primeros. Los seguidores del Al Masry invadieron el campo tras un cruce de insultos durante el encuentro y corrieron tras los jugadores del equipo visitante, lo que derivó en un enfrentamiento entre las dos hinchadas.

El viceministro de Sanidad, Hesham Sheiha, ha calificado de "desafortunado y profundamente triste" este episodio de violencia, en el que han muerto más de setenta personas y otras cientos han resultado heridas. "Es el mayor desastre en la historia del fútbol en Egipto", ha lamentado.

La mayoría de las muertes aparentemente se produjeron como consecuencia de la estampida que se generó y que provocó múltiples aplastamientos o asfixias, según testigos consultados por Reuters que también han relatado que varias personas cayeron desde las gradas. Entre las víctimas mortales también hay policías.

El jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto, Mohamed Hussein Tantawi, ordenó el envío de dos helicópteros a la ciudad de Port Said para evacuar a los miembros del equipo agredido y a sus seguidores. Los helicópteros tenían como labor trasladar a los heridos a hospitales militares, según han informado fuentes del Ejército.

"Las fuerzas de seguridad nos han abandonado, no nos han protegido", ha relatado uno de los jugadores del Al Masry, Mohamed Abou-Treika, en una llamada a la televisión del equipo recogida por el periódico Al Ahram. "Un seguidor acaba de morir en el vestuario, delante de mí", ha añadido.

Otro de los jugadores, Mohamed Barakat, ha confirmado que "varias personas han muerto". "Estamos viendo cadáveres, No hay fuerzas de seguridad o personal del Ejército para protegernos", ha lamentado. El entrenador de los porteros, Ahmed Nagy, ha advertido de que "el vestuario se ha convertido en una morgue", informa Al Arabiya.

Un aficionado que se encontraba en el estadio presenciando el partido, Hosam Mohamed Mustafa, explicó a Efe que antes del partido el ambiente era "bueno", pero que, cada vez que se marcaba un gol, se producía una invasión de campo de los hinchas de Al Masri. Los aficionados del equipo local lanzaron amenazas a los ultras del Al Ahli, que a su vez respondieron, según este espectador.

Los ultras del Al Ahli, más conocidos como los Diablos Rojos, se han enfrentado con frecuencia a las fuerzas de seguridad egipcias en las protestas que han sacudido en los últimos meses la plaza Tahrir de El Cairo.

Pleno extraordinario

El recién elegido Parlamento celebrará una sesión extraordinaria para discutir la violencia desatada, que amenaza con tensar más aún la delicada situación social y política por la que atraviesa el país norteafricano. La Fiscalía ha ordenado la apertura de una investigación.

El diputado Albadry Farghali, representante por Port Said, ha acusado a las autoridades y a las fuerzas de seguridad de permitir el desastre y ha denunciado, durante una conversación telefónica con la televisión, que "los hombres de (Hosni) Mubarak siguen todavía gobernando", informa Reuters. "El jefe del régimen ha caído, pero todos sus hombres siguen en sus puestos", ha reprochado, antes de preguntarse: "¿Dónde está la seguridad? ¿Dónde está el Gobierno?".

La liga egipcia, suspendida indefinidamente

La Federación Egipcia de Fútbol decidió suspender el campeonato de la primera división en este país por un período indefinido por los sucesos en la ciudad de Port Said, que estallaron al final del partido entre el Al Ahly y el Al Masry.

En declaraciones telefónicas a la cadena de televisión del club Al Ahly, el presidente de la Federación, Samir Zaher, anunció la cancelación y la apertura de "una investigación urgente de los acontecimientos, por un comité de investigación para mostrar la verdad al público".

Las aficiones del Al Masry y del Al Ahly mantienen desde hace mucho tiempo una hostilidad que ya había causado en el pasado choques entre las hinchadas y apedreamientos de los autobuses de los equipos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios