Cuando hasta sumar un punto en casa es bueno

  • La inercia ganadora del Málaga hace que hasta le sobre la media inglesa · Técnico y plantilla están más tranquilos por el trabajo diario que por el colchón de puntos

La Rosaleda debería haberse ido mosqueada con el empate ante el Granada 74. Pese al buen hacer de los de Tapia este año, suele ser de los partidos que huelen a triunfo local antes de jugarse. Pero este Málaga no entiende de lamentos. Su privilegiada situación le permite no sólo tener tropiezos así, sino incluso saborearlos como un punto muy bienvenido.

Es la consecuencia de todo el buen trabajo amasado hasta el momento. Los 39 puntos con los que el Málaga afrontaba el choque, con el primer perseguidor fuera de ascenso a diez puntos de distancia, hacían permisible el lujo de no vencer en casa el sábado, pero tanto el técnico, Juan Ramón Muñiz, como la plantilla muestran mayor confianza por el trabajo diario en los entrenamientos que por la distancia con los demás.

No obstante, el guiño de la jornada de ayer lo puso el Eibar, que empató en casa del Numancia (1-1) y permitió a los blanquiazules conservar el liderato. Eso sí, la diferencia con los perseguidores se ha reducido, ya que ahora el Elche está a ocho puntos.

La sólida victoria en Cádiz (0-1) en la víspera de Reyes aplacó el empate del sábado. Su clasificación habilita al Málaga para pensar en series de partidos, y la media de cuatro puntos en los dos últimos ha dejado buen sabor de boca. Se trata de la famosa media inglesa (vencer en casa y empatar fuera), una secuencia que los de Muñiz incluso pueden reducir a ganar como local y perder como visitante dados sus 40 puntos, más de la mitad de los que se considera que dan el ascenso virtual (72 puntos) a falta de 22 jornadas por disputarse aún.

En la actualidad, el Málaga ha engarzado seis encuentros sin perder -cuatro empates y dos victorias-. Antes de enlazar dicha racha, el primero de los perseguidores, otra vez el Elche, estaba justo a ocho puntos de lejanía, los que tiene a día de hoy, dato éste que refuerza que las rachas sin derrota, aunque predominen las igualadas sobre los triunfos, deben considerarse muy positivas. Continuar invicto en el Heliodoro Rodríguez López supondría llegar a los siete encuentros sin derrota, como pasó en el arranque liguero, aunque en aquel tramo todo fueron triunfos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios