El talento le basta al Barça

  • Abrines (16 puntos en 10 minutos) y Hezonja despliegan sus jóvenes garras ante un Valencia que no se rindió, pero que falló los tiros claves para poner en verdaderos aprietos al rival

En su proceso de reconstrucción, el Barcelona ha ganado talento pero ha perdido músculo. Falta ver si la proverbial competitividad azulgrana en fases finales y play off en la era Xavi Pascual continúa intacta con esa muda de piel. De momento, le da para ganar sin que le sobre demasiado a un Valencia Básket a una distancia grande de lo que era el año pasado (85-80) y plantarse en semifinales en un duelo que no desprendió la electricidad característica de un choque de Copa del Rey, quizá el estreno, quizá la helada temperatura reinante en el pabellón. Durante muchos minutos se asistió a un intercambio de canastas sin demasiada tensión, que sólo se alteró en el minuto final. El Valencia tuvo dos triples para ponerse a un punto, pero Dubljevic y Martínez erraron. Le bastó al Barça con el póquer formado por Hezonja, Abrines, Doellman y Tomic.

La dimensión de la plantilla barcelonista se comprueba con que no se viste Edwin Jackson, por el que hace dos meses se pagaron 300.000 euros. Un traspaso de un descarte por lo que no cobran varios jugadores juntos de la zona baja de la ACB. El Barça, mejor con Satoransky que con Marcelinho ayer, se sustentaba en el equilibrio entre un Tomic en esa regularidad que su inmenso talento demandaba y la elegancia de Doellman, el riñón extraído durante el verano al Valencia, con la dinamita de la pareja de jóvenes exteriores, Hezonja y Abrines, a los que sólo queda la duda de cuánto tiempo tardará en reclamar la NBA. Con rentas de cinco a 10 puntos, el Barcelona gobernaba el partido sin sentirse agobiado, con cierta comodidad. El Valencia perdía por cuatro, seis y cinco puntos al final del primer, segundo y tercer cuarto, pero echaba de menos la lucidez de sus bases, con Nedovic y Van Rossom, más Pau Ribas, bastante lejos de su mejor día.

Cuando el Valencia apretaba y se colocaba cerca, el Barcelona tiraba de talento. Abrines había cometido su cuarta falta a inicios del último periodo y Hezonja ya estaba en la banda para revelarle. El canterano del Unicaja agarró el balón y metió con la frialdad de los que se saben buenos dos triplazos -firmando un 4/4-. No falló, de hecho, firmó después otro tiro a canasta para meter 16 puntos en apenas 10 minutos que estuvo sobre la cancha. Poca broma. Y lo que era un balón del Valencia para ponerse a dos o un punto se convirtió en una renta de 10 para el Barça (69-59). Aun así, volvió el equipo taronja a la batalla con ganas.

Rafa Martínez y Van Rossom irrumpieron para revitalizar a su equipo (74-69), pero una pérdida de balón de Pau Ribas y el talento de Hezonja y Tomic frenaron casi definitivamente en seco las aspiraciones de reacción valenciana (82-72). Y casi porque el Valencia tiró de orgullo y, tras un parcial 0-6, obligó a Xavi Pascual a solicitar tiempo muerto a falta de 38 segundos (82-78). Lejos de causar efecto en sus pupilos, una pérdida de Huertas a falta de 33 segundos calentó aún más el duelo, pero ni Dubljevic ni Martínez acertaron en sus intentos triples y Abrines sentenció desde el tiro libre (85-80). Digno Valencia, pero insuficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios