La tarde más negra de la era Gracia

  • El técnico navarro sufrió en Valencia su peor derrota al frente del Málaga El equipo ofreció sus dos caras en apenas una semana

El mundo del fútbol ofrece todo tipo de coincidencias y casualidades que no hacen más que confirmar la magia de este deporte. Ayer se cumplía justamente un año de la última vez que el Málaga había encajado cuatro goles a domicilio. Fue en Vallecas, con idéntico resultado al de este fin semana contra el Levante (4-1) y y un buen gol de Iakovenko en un partido para olvidar de los hombres de Schuster. Esa fue la peor derrota sufrida por el técnico alemán lejos de La Rosaleda.

Javi Gracia tuvo su particular tarde negra el sábado en el Ciutat de Valencia. Nadie imaginaba el final de la película cuando el guión propuso un hermoso escenario tras el 0-1 de Juanmi. Dos mazazos impulsados por sendos errores arbitrales que descabezaron a un Málaga que terminó dejándose de llevar y alimentando las esperanzas de un colista que apenas había marcado cuatro goles ante su afición en más de media temporada. Hasta la fecha, el 3-0 de Mestalla había sido el resultado más contundente que se había cosechado en contra. Y es que la ciudad del Turia no ha sentado nada bien este curso.

Además, chocó bastante la imagen ofrecida por los malaguistas, apenas cinco días después de haber pasado por encima de un equipo como el Valencia, que ha realizado una inversión millonaria para intentar volver a la Champions.

El análisis negativo de la derrota es algo más incisivo a causa del reciente doble enfrentamiento ante el cuadro levantinista en la Copa del Rey. La segunda parte del partido de vuelta fue un serio aviso de lo que le espera al conjunto blanquiazul en el estadio granota. Intensidad acompañada de una auténtica guerra de desgaste liderada por el incansable Barral, veterano en esas lides.

Por lo demás, y obviando el mal momento general que ha atravesado el plantel durante este 2015, no deja de ser la peor tarde de un equipo que está cuajando una temporada magnífica. Tanto entrenador como jugadores, no tuvieron reparos en admitir el mal partido realizado. Ayer mismo, Weligton quiso mandar unas palabras de ánimo y compromisos a los aficionados disculpando la imagen ofrecida en Valencia. "Fue unos de esos días en los que nada sale. Ahora nos toca mirar hacia adelante y aprender con los errores. Le decimos a la afición que este equipo seguirá luchando y peleando hasta el último partido. Gracias a los que ayer estuvieron presentes en el estadio y a los que nos acompañaron desde casa", declaró el capitán malaguista a través de las redes sociales.

Un mensaje que es unánime con relación a lo escuchado en zona mixta. El sábado en La Rosaleda dispondrán de una preciosa oportunidad para dar carpetazo a todo lo sucedido ante el Levante. Aun así, la lectura del encuentro ofrece una bonita moraleja a un Málaga que se topará cada vez más duelos a cara de perro conforme se acerque junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios