El test del colista

  • Importante El Unicaja juega su último partido antes de la Copa en la cancha del Grupo Begar León Propicio Los de Scariolo pretenden proseguir su escalada en la clasificación

Se divisan ya la Copa y el Top 16, pero hay que seguir bajando al tajo porque el tren de la ACB no se detiene. Sin el oropel de las otras citas, el Unicaja tiene faena esta noche en León. Enfrente está el solitario colista de la ACB, en proceso de reconstrucción a mitad de temporada porque la plantilla, a decir del experimentado Gustavo Aranzana, no daba para más. La remontada propuesta por el cuadro malagueño sólo se alimenta con victorias como la que debería sumar esta noche en un pabellón que ha regresado a la ACB tras una larga travesía del desierto en la LEB. León es una de las ciudades que sabe lo que supone descender y caer al abismo. Por eso, se intenta remendar una plantilla a priori desequilibrada sobre la marcha. Todo lo que se gaste saldrá barato si al final se consigue la permanencia. Hito, no obstante, que se antoja algo complicado en estos momentos. La última victoria ante el Gran Canaria en casa ha relanzado la ilusión, avivada con el reciente fichaje del experimentado base Germaine Jackson.

En Murcia dio el Unicaja un paso adelante en la fragilidad demostrada a domicilio y que tanto recalca Scariolo. Con el debe del desconcierto en los minutos finales, se dio una imagen seria y de continuidad, algo que se demanda para ganar en cualquier cancha de la competición española. Siguen las ausencias de Berni Rodríguez, que quizá vuelva mucho antes de lo previsto, y Alfonso Sánchez, que esta vez no ha tenido que desplazarse para cumplir con el cupo de españoles. El elegido para viajar a León fue Pablo Movilla, un escolta de 20 años que contribuye a la grandísima temporada del Clínicas Rincón Axarquía que con sabia mano dirige Paco Aurioles. Un premio obligado, pero también un reconocimiento al hermano pequeño.

Son los últimos 40 minutos oficiales antes de la Copa del Rey, el primer gran pico de interés de la temporada. Llegar con una victoria a la cita no suele ser mal precedente, por aquello de tomar confianza. Siempre hay más ganando que perdiendo. Busca el Unicaja el nivel de juego que alcanzó durante prácticamente todo el mes de diciembre y al que no ha llegado en enero, sin experimentar tampoco un excesivo retroceso. Se estrena febrero, el mes de la Copa y del tocino en la Euroliga, en forma de Top 16. Pero antes deben pasar los de Scariolo, enclaustrados en plena Plaza Mayor leonesa, por la casa de un colista que ya vive cada partido como final, especialmente los que disputa al calor de su afición. O sea, peligro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios