Fútbol l Liga BBVA

Un tobillo sospechoso

  • Valdano considera que "lo más probable" es que Cristiano Ronaldo "no estuviese en condiciones" de jugar ante Hungría

El Real Madrid tiene un mes por delante para responder a quienes le acusan de depender en exceso de Cristiano Ronaldo, cuya controvertida lesión de tobillo generó malestar en el club español. Fue el director general, Jorge Valdano, quien hizo público ese pesar al considerar que "lo más probable" es que Cristiano "no estuviese en condiciones" de disputar el Portugal-Hungría, cuando el luso recayó de su lesión en el tobillo.

"Lo que está claro es que lo que tiene ahora no es una lesión nueva, que pudiese haber sido provocada por un golpe en la zona afectada", declaró Valdano, en manifestaciones recogidas ayer en el diario portugués A Bola.

Pero la lesión ya es un hecho y el segundo clasificado de la Liga deberá afrontar varias semanas sin el crack portugués, cuyo fichaje del Manchester United costó 94 millones de euros. El extremo padece un problema que no exige pasar por el quirófano, pero sí un proceso de recuperación largo y lento, que requiere paciencia y atentos cuidados médicos.

Ronaldo se perderá con seguridad tres partidos de la Liga: ante el Valladolid y el Getafe en el Santiago Bernabéu y frente al Sporting de Gijón en El Molinón, además del duelo de la Liga de Campeones frente al Milan en casa y del primer encuentro de Copa del Rey ante el Alcorcón.

El Real Madrid pretende acelerar los plazos para la recuperación, siempre con la prudencia que exige la dolencia. Si la lesión se extiende, Ronaldo se perdería también los choques ante el Milan en San Siro, que se disputará el 3 de noviembre, y correría peligro el clásico madrileño ante el Atlético en el Vicente Calderón, que se jugará el 7 u 8 de noviembre.

Su ausencia llega en un momento en el que al equipo se lo acusa de Ronaldodependencia por la excesiva influencia que tiene la presencia del portugués en el juego y los resultados de su equipo. El delantero no jugó el 4 de octubre ante el Sevilla por su lesión y el Real Madrid cayó por 2-1, sumando su primera derrota de la temporada y abriendo el turno para la crítica.

Ronaldo sufrió el sábado la recaída de la lesión de su tobillo derecho durante el partido que Portugal ganó por 3-0 a Hungría. Fue un triunfo imprescindible para su selección, pero muy caro para el jugador y para el Real Madrid. Cuando se pensaba que podía tener un pequeño esguince, la dolencia parece algo más seria, en especial por la recaída y sus posibles consecuencias. Es un tobillo que necesita un cuidado especial por estar ya dañado.

Ronaldo respondió a la llamada de su selección pese a tener sólo 11 días para recuperarse del esguince provocado una fuerte entrada del senegalés Diawara en el partido de Liga de Campeones ante el Olympique de Marsella.

Sin embargo, obligado por la trascendencia del momento, el extremo quiso responder a las críticas recibidas hace unas semanas en su país por falta de implicación con el combinado nacional. "He forzado para ayudar a mi país", se justificó el jugador.

Ayer, los titulares de la prensa española reflejaron el malestar en Madrid por la lesión de la estrella. "El médico de Portugal y Queiroz (seleccionador), culpables de la recaída de Cristiano", titulaba Marca. Al parecer, los médicos del club blanco prohibieron a Ronaldo viajar incluso mañana a Guimaraes para presenciar el partido de Portugal ante Malta, definitivo para asegurar la clasificación de su selección para la repesca mundialista. El propio futbolista había manifestado su ilusión por estar allí. "Quiero estar con ellos e ir a celebrarlo. Es algo que había prometido a Carlos Queiroz", reveló Ronaldo, quien recordó que, a pesar de su recaída, "valió la pena" participar en el choque del sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios