Otro traspié en Mestalla

  • Los de Djukic salvaron un punto ante un Valladolid que mereció más

El Valencia, que fue una vez como un equipo sin recursos y que falló un penalti, salvó un punto ante el Real Valladolid, que jugó mejor que los locales, sobre todo, en el segundo tiempo, en el que estuvo casi siempre cerca de la meta local, aunque sin la capacidad suficiente para rematar el partido.

El encuentro fue muy similar, un nuevo ejercicio de impotencia, a los dos últimos del Valencia en casa, perdidos ante Real Sociedad y Almería. Sólo varió en que el Valladolid, a pesar de jugar mejor que aquellos, se tuvo que conformar con el empate.

Aunque la primera mitad fue de control local, en la segunda el Valladolid se adueñó del partido de la misma forma que han hecho tras el descanso los últimos visitantes de Mestalla.

El partido cobró intensidad desde el principio, ya que a los cuatro minutos el árbitro pitó un penalti tras un derribo del meta Mariño sobre Barragán. El argentino Banega lanzó muy desviado.

Poco después, un gran remate de cabeza de Javi Guerra puso el 0-1 en el marcador de un encuentro que pasó en muy poco tiempo del hipotético 1-0 para los locales a la ventaja visitante.

Tras ese inicio, el encuentro se sosegó y el Valencia se adueñó del balón, con largas posesiones, pero con poca profundidad ante un Valladolid bien replegado, que cuando se hacía con la pelota era capaz de moverla con criterio, pero sin apenas llegadas a la meta rival.

El Valencia movía la pelota de una banda a otra, pero los extremos no desbordaban, hasta que a la media hora de juego, Pabón realizó un potente lanzamiento por el centro de la portería que puso la igualada en el marcador.

Poco varió el encuentro tras el gol, aunque el Valencia tuvo una buena opción, también por el centro, en una jugada de Alcácer que desbarató Mariño, antes de que el encuentro llegara al descanso.

El técnico local, Miroslav Djukic dio entrada tras el descanso a Canales en detrimento de Banega, que tras el penalti fallado al principio del partido apenas había entrado en juego.

El objetivo era que su equipo tuviera más protagonismo en la creación del juego, pero muy pronto llegó el 1-2 en un disparo cruzado de Alcatraz, que devolvía la ventaja al conjunto de Juan Ignacio Martínez.

La diferencia respecto al primer periodo estuvo en que el Valencia no reaccionó y el Valladolid, poco a poco, se adueñó del juego ante un rival inoperante, al que creaba problemas al contragolpe.

El partido avanzaba hacia su conclusión sin muestras de reacción por parte del equipo local, que pasaba más minutos encerrado en su parcela que cerca del área de Mariño.

Precisamente cuando más cerca parecía estar el tercer gol del Valladolid, un contragolpe por la izquierda propició el empate a dos tras un pase de Canales a Feghouli a un cuarto de hora del final.

No se dejó impresionar el Valladolid por el gol, ya que sus jugadores no se encerraron. Todo lo contrario, asediaron al Valencia en pos del tercer gol, sin dar más opción al equipo local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios