La última prueba

  • Test El CB Murcia calibra el momento de forma del Unicaja seis días antes de su estreno en la Copa Tareas La fluidez ofensiva, la concentración y el rendimiento de algunos jugadores, aspectos a mejorar

A seis días vista del debut copero resulta complicado contemplar el encuentro de hoy sin tener en mente la Copa del Rey. La última jornada de Liga antes del torneo del ko se convierte siempre en un banco de pruebas, en un último ensayo general en el que afinar la maquinaria y hacer los ajustes pertinentes para llegar a la lucha por el primer título de la temporada en las mejores condiciones posibles. Probablemente Aíto y sus ayudantes hubiesen preferido otro rival, alguno de más enjundia ante el que no hubiese riesgo de relajación y que permitiese calibrar el estado de forma con una mayor fiabilidad.

Pero el último test es el CB Murcia, antepenúltimo en la clasificación con sólo cinco triunfos en 21 partidos. La ocasión pinta, no obstante, muy propicia para incrementar el saco de la moral y la confianza y, de paso, afianzar la cuarta plaza. En teoría es lo que el Unicaja debería hacer esta tarde. Además, hay varios aspectos a mejorar antes de viajar a Madrid el próximo jueves. El primero, y más urgente, es el de la fluidez ofensiva. El partido de Belgrado dejó en la retina la imagen de un equipo tosco y muy previsible de cara al aro. El ritmo anotador fue alarmante, por su lentitud, y se echó en falta la inspiración de algunos jugadores que deben tener mayor peso a la hora de hacer puntos. Omar Cook, cuya principal característica no es precisamente la de anotar, fue el que se echó el equipo a las espaldas, lo cual dice muy poco de hombres como Haislip o Kelati, este último inmerso en un preocupante bache desde hace varias semanas.

Las famosas desconexiones es el otro frente en el que trabaja Aíto. Mantener la concentración durante los 40 minutos y no bajar la guardia en defensa independientemente de lo acertado que se esté en ataque. Estas lagunas llegan frecuentemente ante rivales inferiores, por lo que esta tarde hay una buena oportunidad para seguir trabajando en ese aspecto. Si no se consigue, se llegará a un final igualado, y entonces se podrán comprobar los progresos del equipo cajista en su otra asignatura pendiente. En lo que va de temporada hay varios ejemplos de lo incómodos que se encuentran los malagueños en los minutos de la verdad. Y el miércoles, en la Sala Pionir, volvieron a demostrarlo.

La de hoy es también una buena ocasión para pasar revista al momento de forma de los hombres de Aíto. Cook deberá de nuevo redoblar esfuerzos ante la ausencia de Cabezas, cuya presencia en la Copa es aún una incógnita, y Gomis tendrá ante sí una nueva oportunidad para ganarse la confianza del técnico. Welsch deberá seguir ganándose el calificativo de jugador más regular, Jiménez y Kelati deben comenzar a recuperar el buen tono con el que comenzaron la temporada, y Berni y Germán ultiman su proceso de adaptación al equipo varias semanas después del regreso tras sus lesiones. De Ndong y Archibald se espera que sigan igual y de Haislip, que ejerza ya de líder.

El que tendrá que volver a seguir el encuentro de paisano, además de Cabezas, es Alfonso Sánchez. El canterano sentirá un escalofrío al volver a ver la camiseta del Murcia en el Martín Carpena. Y es que fue precisamente ante el equipo murciano cuando comenzó, hace 16 meses, su particular calvario de lesiones y quirófanos. Él no tendrá la ocasión de participar en el último experimento de Aíto antes de la Copa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios