Con el último Málaga de Tapia ante el espejo

  • Tras 22 jornadas, aquel equipo era el único séptimo clasificado que también sumaba 35

Corría el año 2009. El Málaga había retornado a Primera tras dos años infernales deportiva e institucionalmente. La entidad confió en Antonio Tapia para el primer proyecto tras el ascenso. En un contexto económico similar al que hay ahora en el club a la hora de fichar, esa plantilla se convirtió en una de las revelaciones del campeonato. Tras un arranque irregular y sin gol, el equipo fue encontrándose a sí mismo y escalando posiciones en la tabla hasta rozar puestos europeos.

En la jornada 22, la misma que concluyó este lunes con el Elche-Rayo, los malaguistas copaban la séptima posición con 35 puntos en el bolsillo. Curiosamente, los mismos que tiene el conjunto blanquiazul actualmente llegados al mismo punto de la competición.

Son muchas las similitudes del actual Málaga con aquel que retornaba con pies de plomo a Primera y que casi toca el cielo europeo. Antes de la tormenta perfecta que generó el desembarco del jeque. Con el penalti parado por Aranzubía a Apoño en la retina, punto clave en el que las aspiraciones europeas se esfumaron.

Desde entonces, allá por la 2008-09, ningún séptimo clasificado ha llegado a tener a estas alturas de campeonato 35 puntos o más. Ni siquiera los dos grandes años de Pellegrini fueron tan bien a estas alturas, y eso que en ambos se acabó clasificando para Champions y Europa League. Algo debe estar haciendo bien el equipo de Gracia, que además aventaja en siete puntos a su principal perseguidor, que visita este sábado La Rosaleda.

Por si fuera poco, defensivamente se está viendo a uno de los mejores equipos desde el retorno a Primera. Con 25 goles encajados a estas alturas, cifras perturbadas por el tropiezo de Valencia, sólo el último año de Pellegrini supera esos números tras 22 jornadas disputadas (20). Sin Willy, Gámez, Monreal, Antunes y Demichelis. Otra medalla más para los de Gracia, que tienen ante su espejo a los mejores Málaga recientes. Con la inmejorable oportunidad de superarles y darle de nuevo colorido blanquiazul al cielo del fútbol europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios