El último esfuerzo para la salvación

LA vigesimosegunda jornada de la Liga ACB fue pródiga en sorpresas con las victorias de varios equipos que luchan por evitar el descenso frente a rivales que buscaban mejorar su posición de cara a los play offs. El Real Madrid y el DKV Joventut fueron los grandes beneficiados del fin de semana porque, sobre todo en el caso de los madridistas, ponen tierra de por medio (tres victorias de diferencia) frente al grupo perseguidor en su objetivo de quedar primeros de la fase regular.

Restan doce jornadas para el final de la Liga y es el momento para que los clubes que están en la parte baja de la clasificación hagan un último esfuerzo para intentar salvar la categoría. Una meta que incluye desembolsos económicos extra para conseguir aquellos fichajes que intenten equilibrar las plantillas. La actitud que demuestran algunos equipos es absolutamente diferente a estas alturas de la temporada y por ello no es de extrañar los resultados de esta jornada, en la que cuatro equipos de abajo ganaron a conjuntos de play offs.

La igualdad de nuestra Liga queda una vez más en evidencia. El descenso a la LEB va a ser una bonita lucha porque nada está decidido. El propio Grupo Begar León parece haber mejorado y tiene ahora dos compromisos frente a rivales directos que le puede poner en situación de poder pelear por la permanencia.

Cansancio y lesiones

El momento de la temporada para los equipos que juegan dos competiciones es realmente complicado y complejo. El cansancio y las lesiones son un serio handicap para una serie de clubes que intentan hacer un esfuerzo por dar la cara cada tres o cuatro días. No es cuestión de priorizar y estoy convencido de que ningún entrenador lo hace, pero en estas dos próximas semanas los compromisos europeos son casi definitivos. La ACB permite algún margen de error y el conseguir estar entre los cuatro primeros va a depender también de los numerosos emparejamientos directos que disputarán los equipos por aquello del valor doble de las victorias y del averaje. Por tanto, no hay que hacer un drama de estas derrotas que son recuperables.

Con la mirada en Europa

Por su parte, las competiciones europeas no permiten a estas alturas margen posible de error con la disputa de los partidos de vuelta de los octavos de final de la ULEB y con los choques correspondientes a la tercera Jornada del Top 16 de la Euroliga. En la ULEB, a excepción del DKV, virtualmente clasificado, el resto de equipos españoles tienen que remontar en casa marcadores adversos. Todos ellos tienen muchas posibilidades, pero no lo tendrán nada fácil.

La Euroliga llega a su tercera semana de la segunda fase con todo aún por decidir. De los 16 partidos que se han disputado hasta ahora en estas dos primeras jornadas, sólo ha habido cuatro victorias a domicilio. El factor cancha está siendo decisivo. El Real Madrid y el Tau, con dos victorias cada uno, tienen un pie en la siguiente fase. El Barcelona y el Unicaja, en condiciones normales, pelearán por ser segundos de su grupo. Atención a la diferencia de puntos en este grupo que puede llegar a ser decisiva. El próximo partido del Unicaja frente al CSKA de Moscú se presenta muy complicado por las diferentes lesiones que tienen diezmados a los jugadores malagueños. Más que preocuparse del enorme potencial del rival habrá que mirar con qué jugadores podrá contar Sergio Scariolo y en qué condiciones. Más que nunca habrá que apelar a la épica y sobre todo al apoyo del público, que deberá multiplicarse en pos de conseguir una victoria que sería fundamental. Los jugadores deberán hacer un esfuerzo extra sobre el parqué. El CSKA es el gran favorito pero no da muestras de la solidez de temporadas pasadas. La recuperación de Smodis -ya jugó el fin de semana- les dará más opciones en su juego ofensivo. Tienen una plantilla muy equilibrada donde su juego exterior es realmente temible. El italiano Messina es una garantía de trabajo y de éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios