Deportes

Las vacaciones forzadas del dorsal número 1

  • Valverde, sancionado hasta 2012, no podrá reeditar su triunfo del año pasado en la ronda española

Comentarios 1

Alejandro Valverde debería estar ahora concentrado con su equipo en algún hotel sevillano preparando el inicio de la Vuelta a España. Sin embargo, la sanción del TAS de dos años le ha hecho cambiar los planes y ahora está en su casa de vacaciones forzadas hasta el 1 de enero de 1012 por su supuesta implicación de en la Operación Puerto. Quien debiera vestir este año el dorsal 1 como ganador de la última edición tendrá que seguir la carrera por televisión. "Pero no hay otra", dice.

Y es que el Valverde ganador y competitivo de la carretera sabía que esto llegaría tarde o temprano, por lo que su "descanso obligado" no ha sido ninguna sorpresa. "Al contrario, casi lo tomo como una liberación. Después de una persecución tan larga como la que he sufrido, esto se huele. Como me dijo Pedro Delgado, iba a ser sancionado sí o sí, así que estaba preparado. Ahora, al menos, ya no me siento perseguido", señala el murciano, en el punto de mira de la AMA, la UCI y el CONI desde 2007. Ahora, sin embargo, se dedica "a disfrutar de la familia, el tiempo libre y, por supuesto, a seguir entrenando, porque el castigo tiene fecha de caducidad". ¿Y la tiene muy presente? "No me obsesiono con eso. Sé cuál es el día en el que se acaba la sanción, pero quizás vuelva antes si prospera el recurso ante el tribunal suizo. Pero, en verdad, no le doy muchas vueltas a eso para no hundirme", afirma.

Sin duda, el otro gran perjudicado de su ausencia es la propia carrera, que se queda sin uno de los favoritos y sin un ciclista que, para bien o para mal, aseguraba espectáculo. "La Vuelta siempre es la Vuelta y, pese al problema de las fechas, siempre salen corredores nuevos que andan bien. Quizá se han caído algunos grandes nombres, pero eso no quiere decir que no vaya a ser interesante y disputada. Para mí, los principales favoritos son mis compañeros Luis León y David Arroyo, pero hay otros como Frank Schleck, Sastre, Menchov y Nibali que darán guerra".

Algunos de éstos son buenos amigos de Valverde, que ha recibido muchos apoyos del pelotón. Es más, el murciano sigue trabajando para no perder la forma, porque tiene claro que en 2012 volverá a subirse a la bicicleta, quizá en el nuevo Team Movistar. "Será mi primera opción, porque es el mismo equipo con otro patrocinador", indica el protagonista, que no teme en su regreso un rechazo como el que sufrieron Basso o Vinokourov: "Mi caso no tiene nada que ver con el de ellos, porque nunca salieron pruebas concluyentes. En cualquier caso, sea como fuere, he corrido los últimos años presionado y perseguido, pero con el apoyo del pelotón, y seguí ganando, por lo que no será un problema".

Eso mismo, ganar, es una de las cosas que más echa de menos Valverde, que se despidió venciendo este año en la Vuelta a Romandía, su última aparición en el presente ejercicio, aunque hay otras cosas. "Los compañeros, el público... Se echan muchas cosas en falta, pero ahora puedo disfrutar de mi familia. Una cosa por otra".

El del Caisse d'Epargne empezó la temporada arrasando desde el inicio (Tour del Mediterráneo y dos etapas en la Vuelta al País Vasco), a sabiendas que no correría ni el Giro ni el Tour, por lo que su principal objetivo era la Vuelta. "El recorrido se adaptaba perfectamente a mis cualidades. Me gustaba y el reto era ganarla, pero el precio de mi liberación es este largo descanso", explica Valverde, que el sábado seguirá desde la distancia el comienzo de la prueba desde Sevilla: "Es una contrarreloj especial, bonita, diferente por correrse de noche. No creo que sea más difícil que otras cronos por equipos por el hecho de ser nocturna y urbana, aunque sí será espectacular. La veré con ganas de estar allí, pero debo resignarme y pensar en el futuro". ¿Y el Giro, después de la persecución del CONI, está en ese futuro? "Sí, me planteo correr algún año el Giro, aunque el Tour siempre es el Tour y tengo una espina clavada".

Eso, de momento, queda lejos en el horizonte. El presente radica ahora en Sevilla, punto de partida de una Vuelta cuyo maillot rojo no estrenará el ganador de la última edición. Valverde prestará el número 1 por vacaciones forzadas, aunque asegura que volverá "más motivado que nunca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios