Las 'vacaciones' sudamericanas de Rafael Nadal

  • El balear jugará 'bolos' en Chile y Argentina con Djokovic y Nalbandian

Hace nueve meses Rafael Nadal aterrizaba en Sudamérica envuelto en los mayores interrogantes de toda su carrera. Hoy, el número uno del tenis mundial regresa a esa zona del planeta en circunstancias completamente diferentes. Exhibiciones, despedidas de viejos compañeros del circuito, turismo express, conferencias de prensa y shows televisivos conformarán la apretada agenda del español en Chile y Argentina, tras su paso por Perú, donde el domingo disputó un bolo contra David Ferrer.

"Éstas son mis vacaciones", intentó convencer Nadal a quienes critican el doble discurso de los tenistas sobre la falta de descansos que ofrece el circuito con este tipo de giras. El balear no tendrá la fortuna de Ferrer, de paseo junto a su novia en las ruinas de Machu Picchu, aunque podrá darse el gusto de hacer una visita fugaz al glaciar Perito Moreno, uno de los principales destinos turísticos de la Patagonia argentina. "Me hace mucha ilusión, mis padres estuvieron allí hace muchos años. Es uno de los lugares más especiales", aseguró.

Pero encontrar un hueco para esa visita turística será un verdadero desafío para quienes organizan su apretada agenda. Tras un breve paso por Buenos Aires, donde aterrizó en un vuelo privado el lunes, ayer cruzó la cordillera de Los Andes rumbo a Chile, donde hoy juega en Santiago la primera de sus exhibiciones ante el serbio Novak Djokovic y participará en una gala de despedida del chileno Nicolás Massú.

El mallorquín estará menos de 48 horas en Chile, ya que el jueves deberá volver a cruzar la cordillera en la dirección opuesta para jugar en Córdoba (Argentina) la primera de las dos exhibiciones que marcarán el adiós del argentino David Nalbandian. Su paso por Chile será tan breve como intenso, pues también incluye visitas sociales y políticas visita a la sede de gobierno de La Moneda. El regreso de Nadal a Chile otra vez cerrará de alguna manera el círculo de un 2013 mágico para el español, una temporada que arrancó en el pequeño balneario de Viña del Mar, donde dio sus primeros pasos en el circuito tras una ausencia de siete meses por una doble lesión en la rodilla que sembró de dudas su carrera. "Hace un año jamás podía imaginar terminar como número uno", confesó Nadal al inicio de sus vacaciones sudamericanas, que podrían incluir una posible visita al estadio de Boca, La Bombonera, después de jugar el domingo su última exhibición de la gira ante Djokovic en Buenos Aires.

Lo que seguramente no olvidará el español de su visita a la región será la cómica entrevista junto a Nalbandian que le hizo el lunes en una canal de televisión la popular presentadora Susana Giménez, que lo obligó a apelar a la caballerosidad para responder preguntas sobre el "alemán Federer" o el "ruso Djokovic". Nadal comentó además que tiene "pendiente hacer una visita más larga" en Argentina con su amigo y tenista Juan Mónaco. Eso, por ahora, será lo único que "quedará para más adelante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios