La velocidad del Sevilla en el contragolpe fulmina al Espanyol

La tremenda efectividad al contragolpe del Sevilla, que convirtió en gol todo lo que le chutó a Kameni, noqueó al Espanyol (2-4), que dominó a su adversario incluso jugando con diez, pero que acabó pagando sus errores defensivos y el esfuerzo de llevar el peso del encuentro durante muchos minutos.

Al Espanyol le costó diez minutos entrar en el partido, los mismo que tardó el Sevilla en anotarse dos tantos en su marcador con sendas contras letales, en las que cogió dormida a la defensa blanquiazul. La primera de ellas, protagonizada por Kanouté, que recogió un balón en la banda derecha y lo cedió a Luis Fabiano, quien solo en el punto de penalti batió a placer a Kameni. Cinco minutos después, se intercambiarían los papeles para hacer el 0-2.

A partir de ahí, y a pesar de que Luis García recortó distancias con un golazo por la escuadra al borde del descanso, el Sevilla aguantó las acometidas locales a la espera de noquear el choque. Ni la expulsión de Zabaleta evitó la avalancha del Espanyol, pero el tanto de Poulsen le cortó el ímpetu. Con el partido loco, Corominas volvió a reducir distancias, pero Capel sentenció en una nueva contra letal de los de Manolo Jiménez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios