"Se han visto sensaciones que parecían perdidas"

  • Chus Mateo destaca que el equipo fuese capaz de competir "en los tres primeros cuartos" y que diese "un paso adelante"

El objetivo último no era ganar. Se trataba de competir sobre una pista de baloncesto tres semanas después. Consistía en volver a sentirse vivos y comenzar a recuperar sensaciones perdidas. Y el Unicaja sí dio la cara en ese sentido. Dio señales de vida y Chus Mateo se congratuló por ello al final del encuentro. "Se han visto sensaciones que parecían perdidas, que hacía tiempo que no veíamos. En el momento que ellos se han escapado hemos reaccionado bien y hemos vuelto al partido", explicó el técnico, que, consciente de la dificultad que entraña ganar en Siena, espera que los progresos prosigan el sábado en Valladolid y que sirvan para volver a saborear un triunfo: "No era éste el partido en el que nosotros debíamos demostrar que somos el equipo de antes, tendremos que demostrarlo en la competición doméstica".

Ayer, la mejora dio para discutirle el triunfo durante gran parte del encuentro al mejor Montepaschi de los últimos tiempos. Ante uno de los equipos más en forma de Europa, el equipo malagueño recuperó parte del brillo que se había quedado por el camino. Y eso satisfizo al entrenador cajista, pese a que el último cuarto se hizo demasiado largo. "Hemos competido contra uno de los grandes equipos de Europa en su casa durante la primera parte y el tercer cuarto, aunque en el último periodo no hemos tenido la misma viveza ni la misma frescura que en los primeros. Ellos han anotado mucho en el primer tiempo, pero nosotros estuvimos más frescos que otros días ofensivamente hablando. Creo que el equipo, en ese sentido, ha dado un paso adelante, en cuanto a mejorar las opciones en ataque, aunque en el último no hemos estado tan bien", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios