El A400M resucita tras un pacto incipiente entre EADS y los clientes

  • La ministra de Defensa, Carme Chacón, anuncia "con satisfacción" un principio de acuerdo para repartir los sobrecostes del programa · La compañía habla de un "marco de entendimiento", pero con "flecos" por cerrar

Comentarios 2

Y llegó el acuerdo. Tras meses de incertidumbre con el fantasma de la cancelación planeando sobre el A400M, EADS y los siete países clientes del avión militar han decidido sellar la paz con el objetivo de salvar el programa. La ministra de Defensa, Carme Chacón, fue la encargada de dar ayer la buena nueva en la reunión de ministros del ramo de la UE que arrancó en Palma de Mallorca. "Con satisfacción les digo que hemos llegado a un principio de acuerdo", indicó. Un pacto del que no trascendió el contenido y que aún tiene que perfilarse. "Mañana (por hoy) concretaremos algunos detalles técnicos que todavía quedan abiertos", matizó. En esta misma línea, el fabricante señaló que se ha llegado a un "acuerdo de máximos" del que quedan "flecos" por cerrar.

La sorpresa la dio la ministra de Defensa española. Justo antes de entrar en un encuentro informal con sus homólogos europeos, Chacón confirmó que los siete países que participan en el programa del A400M -España, Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y Turquía- habían alcanzado un principio de acuerdo con Airbus Military, filial del consorcio aeronáutico EADS, para financiar el sobrecoste que acumula el avión que se ensambla en Sevilla por culpa de los retrasos, y que asciende a más de 11.000 millones. La titular española de Defensa matizó que la cita de los ministros de hoy servirá para concretar "algunos detalles técnicos que todavía quedan abiertos", con el fin de que, posteriormente, los secretarios de Estado de Defensa de los respectivos países cierren el acuerdo con "más profundidad y más concreción".

Aunque ayer no trascendieron los detalles del incipiente pacto, que Chacón calificó como un "éxito de toda la industria aeronáutica europea", llega tras la oferta de 1.500 millones más de financiación al proyecto por parte de los países clientes, que se suman a los 2.000 millones ya pactados.

Ambas partes estarían buscando ahora la fórmula adecuada para articular ese importe. Según fuentes autorizadas, lo más probable es que se aporte a través de un mecanismo similar a un crédito para la exportación, que EADS devolvería con los royalties de las ventas exteriores.

La aportación final de los siete países clientes sería, así, de 3.500 millones, una cifra bastante menor a la que reclamaba la compañía, 5.300 millones de los más de 11.000 millones de sobrecoste total.

EADS indicó que el acuerdo alcanzado es "de máximos", ya que todavía "quedan flecos por discutir", y admitió que, aunque esta cantidad no cubre totalmente las expectativas que el fabricante había depositado en la negociación, como en todo proceso de este tipo "hay que ceder en parte".

"Existe un principio de acuerdo de máximos, pero todavía quedan flecos que se están discutiendo por lo que se va a seguir negociando probablemente durante unas semanas más hasta cerrar un pacto ya definitivo", apuntaron. De esta forma se prolongaría el plazo más allá del 9 de marzo, día en que EADS presenta sus cuentas anuales.

"El acuerdo salva el programa, no absolutamente, ni como la compañía quería, pero permitirá seguir adelante, ya que una vez que se van despejando incógnitas centrará todos sus esfuerzos en su desarrollo", señalaron. Entre los flecos pendientes, quedaría por revisar la escala de precios anual que permita cubrir las subidas de precios reales de las materias primas y otros aspectos claves en el desarrollo del programa, lo que para el consorcio es "muy importante".

El anuncio de la salvación del programa del A400M llegó como agua de mayo a todos los rincones de España, ya que del proyecto dependen más de 2.500 empleos en el país, de los más de 10.000 que genera en Europa. El comité de empresa de la planta de montaje en Sevilla lo consideró todo un "éxito". Para Manuel Falcón, presidente del comité de la factoría de Airbus Military en San Pablo, se trata de una noticia "muy importante", si bien ve incertidumbres en la "letra pequeña" del acuerdo y en los posibles recortes que se puedan aplicar. La otra fábrica de Airbus Military en Sevilla, la de Tablada, que se encarga de aeroestructuras del A400M, actualmente no tiene carga de trabajo, si bien Falcón confió en que a finales de año retome la actividad. En total en ambas trabajan unos 2.000 trabajadores.

Por su parte, el comité de empresa de EADS a nivel nacional se congratuló del principio de acuerdo alcanzado, si bien se mostró "expectante y preocupado" sobre las consecuencias que podría conllevar asumir el sobrecoste del proyecto. "Avalamos que el programa salga pero no a cualquier precio", advirtió el presidente del comité interempresas, José Alcázar.

En la misma línea se manifestó CCOO, que lamentó la falta de concreción sobre cómo se sufragará ese sobrecoste y mostró su preocupación ante una eventual reestructuración de plantas e incluso el recorte de puestos de trabajo.

Por último, el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, reaccionó con satisfacción ante el entendimiento de EADS y sus clientes. "Hay que felicitarse y agradecer el trabajo realizado por el Gobierno". Viera señaló que empresarios, agentes sociales y trabajadores de EADS "están de enhorabuena porque el acuerdo permitirá llevar adelante el programa, que va a suponer la creación de miles de puestos de trabajo y un impulso a nuestra industria aeronáutica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios