Acuerdo en el Eurogrupo con Grecia para prorrogar cuatro meses el rescate

  • A cambio, Atenas se compromete a presentar una primera lista de reformas prioritarias, basadas en el actual rescate. Schäuble: "Gobernar es una cita con la realidad".

Comentarios 14

Los ministros de Economía de la eurozona han alcanzado este viernes, al tercer intento, un acuerdo con el nuevo Gobierno griego para prorrogar durante cuatro meses -en lugar de seis como había solicitado inicialmente Atenas- su programa de asistencia financiera, que vence el próximo 28 de febrero. A cambio de la prórroga, Grecia se compromete a presentar el lunes una primera lista de reformas prioritarias, basadas en el actual rescate.

Estas reformas serán examinadas por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Si la evaluación es positiva, el Eurogrupo dará su visto final a la prórroga el martes por teleconferencia y se iniciará el proceso de ratificación de la prórroga en los parlamentos nacionales que deben hacerlo (los de Alemania, Finlandia, Estonia y Países Bajos). La lista deberá detallarse por completo y pactarse con la troika a finales de abril.

Grecia ha reiterado "su compromiso inequívoco de cumplir sus obligaciones financieras con todos sus acreedores plenamente y en plazo". Además, promete "abstenerse de revertir medidas y de cambios unilaterales a las políticas y reformas estructurales que puedan tener un impacto negativo en los objetivos fiscales, la recuperación económica o la estabilidad financiera", según se recoge en la declaración aprobada por el Eurogrupo.

"Ha habido una serie de medidas anunciadas en Atenas, pero el Gobierno griego nos ha garantizado que, si estas medidas tienen un impacto negativo en la sostenibilidad fiscal, sólo se adoptarán de acuerdo con las instituciones", ha asegurado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en rueda de prensa al término de la reunión. "Eso no significa que el Gobierno griego no pueda adoptar un nuevo tipo de medidas o un nuevo enfoque político pero, si tiene un impacto en el presupuesto, debe financiarse plenamente", ha explicado. "El Gobierno griego propondrá nuevas medidas para afrontar los problemas sociales que son prioritarios para ellos. Y hay apertura y flexibilidad dentro del programa, pero tiene que estar pagado", ha resaltado.

Otra concesión que obtiene Atenas es que se relaja su objetivo de superávit presupuestario para 2015, que inicialmente era del 3% del PIB. Grecia pedía rebajarlo al 1,5% y la declaración final dice que la meta se fijará "teniendo en cuenta las circunstancias económicas", que son peores de lo previsto. Si se cumplen todas las condiciones, el Eurogrupo desembolsará los fondos pendientes, que son 1.800 millones del fondo de rescate y otros 1.900 millones de los beneficios del BCE por la compra de deuda griega. A ello hay que sumar un tramo de 3.500 millones del FMI. El pago debe ser aprobado por la eurozona. En cuanto a los bonos por valor de casi 11.000 millones de euros para recapitalizar la banca que se habían transferido a Atenas, volverán al fondo de rescate pero siguen estando disponibles si el BCE los considera necesarios.

Dijsselbloem espera que los pagos se hagan "lo antes posible", pero todo dependerá de lo que haga Grecia. Y ha explicado que la prórroga es de cuatro meses, en lugar de los seis que pedía Atenas, porque hay que evaluar rápidamente las necesidades futuras de financiación de Grecia de cara a un posible tercer rescate. "Todavía hay dinero disponible en el programa, es limitado y necesitamos evaluar rápidamente cuáles son los retos del futuro en términos de necesidades de financiación", ha apuntado el presidente del Eurogrupo.

Dijsselbloem ha celebrado el acuerdo por considerar que "es un primer paso en el proceso de reconstruir la confianza" con Grecia tras la elección del nuevo Gobierno. De hecho, él ha sido el autor del texto de compromiso pactado primero con Grecia y Alemania y luego ratificado por la troika y el conjunto del Eurogrupo. El propio Disselbloem ha negociado por separado el texto con el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, y con el alemán, Wolfgang Schäuble, acompañado por el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

Varoufakis y Schäuble no han mantenido ningún contacto directo durante las negociaciones, según las fuentes consultadas. Cuando el texto ya se había cerrado, Alemania, Grecia y los representantes de la troika han celebrado una última reunión para ratificarlo. Después se ha presentado al resto del Eurogrupo, momento en el que España ha planteado algunas reservas que luego ha levantado, según fuentes europeas. El ministro Luis de Guindos ha negado que intentara bloquear el texto y ha explicado que se limitó a pedir que la troika presentara una primera evaluación de las reformas griegas antes de que el Eurogrupo dé su visto bueno definitivo.

Varufakis dice que Grecia será quien decida sus reformas a partir de ahora

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, dijo que el acuerdo permitirá a Grecia decidir sus reformas a partir de ahora. "Estamos dejando atrás los días en que una lista de reformas que la sociedad griega trataba como un cuerpo externo fue impuesta pero no aplicada", señaló Varufakis. "Desde hoy estamos empezando a ser coautores de las reformas que nosotros queremos poner en marcha, que nosotros vamos a dictar, que que discutiremos con nuestros socios", añadió.

Adelantó que Grecia usará esas reformas para acabar con las "profundas maldades" que han caracterizado a la economía griega durante décadas y a las que se necesita hacer frente para restablecer la independencia nacional griega. Varufakis aseguró también que "hemos combinado dos cosas que parecen contradictorias lógica e ideología, respeto a las normas y a la democracia", agregó, al tiempo que recalcó que "las elecciones pueden cambiar algo".

Explicó que el segundo gran logro de las negociaciones es que Grecia ha conseguido evitar "una secuencia de muchos años de superávits primarios sofocantes que nuestra economía simplemente no puede producir sin destruir la base productiva del sector privado". "El Eurogrupo ha aceptado que 2015 es un año difícil y que el superávit primario que nos marcaremos como meta será positivo, pero vendrá determinado por los hechos sobre el terreno, por las circunstancias económicas genuinas a las que hacemos frente y que evaluaremos junto con nuestros socios", subrayó.

Por otro lado, indicó que al mismo tiempo Grecia se ha comprometido a que no cambiará ninguna legislación ni introducirá medidas unilaterales que comprometan el acuerdo, pero adelantó que el Gobierno heleno está comprometido a aumentar el salario mínimo porque considera que este no tiene ningún impacto fiscal. "Hemos evitado medidas recesionistas que eran parte del acuerdo anterior, no se menciona ningún requisito de reducir las pensiones o aumentar el IVA en las islas cuando aumenta el turismo", agregó.

Preguntado acerca de las reservas que España y Portugal habrían manifestado acerca del acuerdo, Varufakis dijo que a su juicio tienen una motivación política, pero evitó entrar en detalles porque dijo que quiere mantener una relación excelente con estos dos países. "Hay algo llamado buenos modales, España y Portugal son mis socios, tienen su prerrogativas políticas propias y está claro que sus reservas estaban motivadas por esas prerrogativas y lo respeto", explicó. El ministro recordó que también es cierto que estos dos países, en particular España, prestó una "cantidad significativa" a Grecia -26.000 millones de euros-.

"Nosotros estábamos totalmente en contra de esos rescates porque estaba claro que no iban a funcionar. Las condiciones que se pusieron a ese dinero nos pusieron en una espiral en la que no podríamos devolverlo", dijo. "Ahora tenemos un marco que permite a países como Grecia, y también Portugal, crecer", añadió, al tiempo que dijo que para eso "necesito mantener una relación excelente con estos países y por eso me permitirán dejar mi respuesta aquí".

El ministro admitió también que con este acuerdo se "ha establecido base para un acuerdo, pero no hemos solucionado el problema de la brecha fiscal". "No he dicho que hayamos resuelto todo. Primero necesitamos estabilizar la situación y luego cuando hagamos esto empezarán las conversaciones serias sobre la manera de hacer frente a esa brecha fiscal", dijo. "En los próximos meses tendremos no solo estabilidad, sino que haremos la cuestión griega mucho menos sexy para periodistas como ustedes", añadió.

Schäuble: "Gobernar es una cita con la realidad"

Por su parte, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, afirmó que "gobernar es una cita con la realidad", al considerar que Atenas ha aceptado las exigencias de sus socios. Schäuble afirmó que la prórroga de cuatro meses de la asistencia financiera a Atenas, "nos lleva a finales de junio", una fecha que ya había propuesto la eurozona al anterior Gobierno griego de Andonis Samarás cuando se prolongó en diciembre por primera vez el rescate a Grecia. El ministro alemán indicó así en conferencia de prensa que entonces Samarás rechazó una prórroga de seis meses "por la situación de política interna".

El acuerdo, que ha sido adoptado tras una difícil negociación y una "cuidadosa evaluación", según aseguró el ministro alemán, "puede ser la base para proseguir en este arduo camino de grandes éxitos para superar la crisis de confianza en el euro". Se trata de un acuerdo "sobre el que todas las partes pueden decir que es una decisión correcta", agregó el ministro alemán, quien se mostró el jueves muy duro con la solicitud de Grecia al considerar que se trataba de una solución sin sustancia que en realidad escondía un programa puente de financiación sin cumplir las condiciones del rescate actual.

Schäuble explicó al respecto que tiene que convencer al Ejecutivo de coalición de Alemania de la necesidad de prorrogar cuatro meses la asistencia financiera y después al Bundestag (cámara baja), pero que la carta del jueves del titular griego de Finanzas, Yanis Varufakis, y su dura reacción no le ha resultado fácil. "No nos ha sido fácil y lo sentimos", dijo Schauble, que agregó que para Alemania esa carta, si bien sonaba bien, "no era en la sustancia lo que habíamos acordado de manera vinculante el pasado lunes" en el Eurogrupo.

"Quizás haya defendido más la solidaridad con Grecia públicamente, en el Bundestag y en órganos decisorios que muchos otros", señaló, al tiempo que reconoció que los griegos "lo tienen más difícil que los demás", pero también porque "han vivido por encima de sus posibilidades durante mucho tiempo". "El encuentro con la realidad es siempre muy duro. Eso también vale a menudo para nuevos Gobiernos. Gobernar es una cita con la realidad y la realidad a menudo no es tan bonita como los sueños", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios