Crisis en grecia

Acuerdo para el tercer rescate de Grecia

  • Tsipras acepta un duro conjunto de reformas, donde el FMI participará definitivamente. Se creará un fondo para privatizar bienes griegos por valor de 50.000 millones. El rescate elevará hasta en 10.000 millones la exposición de España al país heleno.

Comentarios 54

Los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona han logrado este lunes un acuerdo sobre el futuro de Grecia, que abre la vía a la negociación de un tercer rescate para la economía griega a cambio de una estricta condicionalidad, que incluye reformas inmediatas y "mucho más duras", en palabras de un alto funcionario. Los jefes de Estado y de Gobierno del euro han retirado del texto final la amenaza de una salida temporal del euro de Grecia si no concluían con éxito las negociaciones. "Como ha funcionado el plan A, no ha hecho falta el plan B", ha zanjado la canciller alemana, Angela Merkel, en una rueda de prensa, en la que ha asegurado que Berlín no trató de imponer este escenario a Atenas, sino que se trataba de una propuesta que los griegos no quisieron aceptar.

Entre las principales concesiones de Tsipras está la aceptación de reformas más exigentes que las que rechazaron los griegos en el referéndum, por lo que fuentes del Gobierno heleno recuerdan que el primer ministro no tiene mandato para ir tan lejos y debe someter el resultado a los parlamentarios. La participación del FMI, que Atenas ha intentado sin éxito vetar, está asegurada en el nuevo programa, aunque no se ha aclarado de qué modo. Otro escollo hasta el último momento, según las fuentes consultadas, ha sido el fondo de privatizaciones que finalmente se creará en Grecia para vender bienes públicos por valor de 50.000 euros, con la idea de reducir parte de la deuda.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha explicado a la salida de la reunión que de estos 50.000 millones de euros, se espera que la mitad se emplee en la recapitalización de los bancos. Los 25.000 millones de euros restantes se repartirían a partes iguales entre inversiones productivas y el pago de vencimientos. Este fondo, que quedará bajo la supervisión de las instituciones europeas, es también una imposición de Alemania, a la que se resistían las autoridades griegas porque dudan de que se puedan movilizar más de 17.000 millones de euros. El FMI tampoco considera realista la cifra y apuntaba a 7.000 millones de euros al año, según fuentes europeas.

El acuerdo se ha logrado por "unanimidad" de los 19 países del euro y contempla un paquete de medidas "serias" y un apoyo financiero, según ha indicado el presidente del Consejo y presidente de las cumbres del euro, Donald Tusk, en una rueda de prensa. El anuncio ha trascendido primero a través de los perfiles de varios primeros ministros en Twitter, minutos antes de que abrieran los mercados europeos a las 09:00 horas. "Acuerdo", han tuiteado primeros ministros como el belga, Charles Michel, o el maltés, Joseph Muscat.

La cumbre ha concluido tras 17 horas y ha sido el broche a dos jornadas maratonianas de negociaciones en Bruselas, a nivel de ministros el sábado y entre jefes de Estado y de Gobierno desde el domingo y durante toda la madrugada del lunes. "En este compromiso no hay vencedores ni vencidos", ha asegurado el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, que en los últimos meses jugó un papel de mediador, pero que ha estado ausente en las varias reuniones restringidas entre Tusk. Merkel, Tsipras y Hollande durante la madrugada del lunes.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, tiene ahora un plazo de tres días, hasta el miércoles 15, para someter al parlamento del país el contenido de este acuerdo, incluidas las reformas y ajustes que le exigen que legisle de forma inmediata, y que abarcan cuestiones como el sistema de pensiones y las subidas de IVA. También seis Estados miembros (Alemania, Países Bajos, Austria, Finlandia y Estonia) tienen que consultar con sus parlamento lo acordado este lunes, requisito previo para cualquier decisión dirigida a abrir las negociaciones del tercer rescate.

El rescate, si se aprueba, tendrá una duración de tres años y deberá tener en cuenta que las necesidades financieras de Grecia han sido fijadas en unos 86.000 millones de euros por las instituciones de la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión). Estas necesidades incluyen varios pagos urgentes en los próximos meses, vencimientos por 7.000 millones de euros para el 20 de julio y de otros 5.000 millones para mediados de agosto.

El presidente francés, François Hollande, ha confirmado que Grecia recibirá "financiación inmediata" y que este asunto se abordará este mismo lunes en la reunión de ministros del Eurogrupo esta tarde. Los líderes han acepado además la posibilidad de alargar los vencimientos y los periodos de cadencia de la deuda griega, si bien han cerrado la puerta a que se vaya a aceptar una quita. El documento también advierte de que solo cuando se cumpla de manera estricta y rápida con la condicionalidad descrita, los acreedores considerarán la apertura de negociaciones y la definición de un Memorando de Entendimiento para el tercer rescate.

El tercer rescate elevará hasta en 10.000 millones de euros la exposición de España al país heleno

España deberá aportar algo más de 10.000 millones de euros en avales en caso de que finalmente el montante del nuevo programa de asistencia para Grecia alcance los 86.000 millones de euros, según los cálculos en función de la participación española en el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEdE). La declaración final publicada tras la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro estima en una cifra de entre 82.000 y 86.000 millones de euros las necesidades financieras del país heleno.  En el caso de que el tercer rescate griego ascienda finalmente esos a 86.000 millones, España debería comprometer unos 10.148 millones de euros en garantías, además de los alrededor de 26.000 millones de exposición asumida ya a raíz de los anteriores rescates del país heleno.

No obstante, los líderes de la eurozona invitan a las instituciones a explorar las posibilidades que permitan reducir este importe mediante una senda fiscal alternativa o privatizaciones. España cuenta con una participación en el MEDE del 11,8227%, lo que le convierte en el cuarto máximo accionista del fondo de rescate europeo por detrás de Alemania (26,9616%), Francia (20,2471%) e Italia (17,7917%). 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios