Aernnova asegura que Andalucía se beneficiará de su paquete en el A350

  • El presidente de la compañía avanza que la planta de Cádiz captará "con seguridad" parte de la fabricación de componentes del estabilizador horizontal del avión, mientras que Sevilla pierde posiciones en el programa

Comentarios 13

"La adjudicación a Aernnova de la fabricación del estabilizador horizontal del A350, repercutirá, sin duda alguna, de forma positiva en Andalucía". El presidente de la compañía, Iñaki López Gandásegui, dejó ayer claro en su visita a Sevilla que la comunidad participará de "forma activa" en el paquete de trabajo conseguido en el nuevo avión de Airbus. Eso sí, dio una de cal y otra de arena: aseguró que la planta de Cádiz, denominada Intec-Air, se llevará parte del pastel, mientras que restó posibilidades a las instalaciones de Sevilla (componen Aernnova Andalucía junto a las de Getafe), para las que contempla "otras actividades".

López Gandásegui, que asistió en la factoría sevillana, sita en el parque aeronáutico de La Rinconada, Aerópolis, a la entrega del estabilizador horizontal número 300 para la compañía canadiense Bombardier, señaló que Intec-Air, especializada en la fabricación de componentes metálicos, esto es, en chapa y mecanizado captará "con toda seguridad" carga de trabajo de la misma pieza del A350, una estructura semejante a un ala pequeña, situada en la cola del avión. Esta noticia vendría a dar estabilidad a la plantilla de la factoría, implantada en la Zona Franca, que el pasado verano se manifestaba contra la falta de trabajo de la cabecera gaditana. No en vano, el contrato con Airbus asciende a un montante de 961 millones de euros, prevé inversiones por 250 millones y la creación de 2.000 empleos en toda la compañía, que tiene 15 plantas en España y el extranjero (Brasil, México y EEUU).

Sin embargo, Sevilla podría quedarse sin el pellizco que esperaba de este paquete. El presidente del grupo indicó que no tienen contemplado "que acoja ninguna actividad del A350, aunque aún estamos estudiando las variables". Pese a su experiencia en la realización del estabilizador horizontal y vertical del CRJ700 de Bombardier, lo que la colocaba en principio en una posición aventajada, las expectativas ya no son tan halagüeñas. "Es la misma pieza, pero existe una diferencia fundamental: una es de aluminio y la otra de tecnología de fibra de carbono, lo que resta valor a la experiencia de Sevilla", explica López Gandásegui.

Para la fábrica hispalense, especializada en montaje de estructuras, Aernnova tiene otros planes. "Hay varias negociaciones en curso que podrían beneficiarla", señala. Aunque se negó a dar cualquier detalle, indicó que "el 25% de la superficie está disponible [unos 2.500 metros cuadrados], lo que amplía el abanico de posibilidades". En este sentido, aseguró que el nuevo modelo CRJ1000 de Bombardier, una evolución del CRJ900 con un fuselaje más largo, supondrá mayor carga de trabajo para Sevilla, ya que, "al ser un avión más competitivo aumentará las ventas del grupo y, por tanto, la demanda de las piezas que nosotros hacemos [los estabilizadores]".

Por su parte, el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, que acompañó a López Gandásegui en la visita a la factoría, sacó pecho por la fortaleza aeronáutica andaluza e indicó que la ampliación de Aerópolis (se duplicará su espacio) estará lista en seis meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios