Airbus deja de financiar a Alestis por los conflictos para cerrar su accionariado

  • El grupo aeronáutico mete presión a la SEPI y a la Junta para que resuelvan sus discrepancias antes del 19 de diciembre. La firma andaluza sólo abonará el 75% de la nómina de este mes.

Comentarios 10

Airbus da otro golpe en la mesa -el enésimo- para tratar de desatascar la compleja situación de Alestis, su proveedor de primer nivel andaluz que se encuentra en concurso de acreedores desde mayo de 2012. El gigante aeronáutico europeo ha decidido retirar su apoyo financiero a la firma hasta que se resuelvan los conflictos que está habiendo para cerrar su nuevo accionariado, un paso necesario para garantizar su futuro, que, a juicio de Airbus, se está demorando demasiado. ¿La razón? Las discrepancias entre el Ministerio de Industria -a través de la SEPI- y la Junta de Andalucía -a través de la Agencia Idea- para definir el peso de cada administración en la foto final. Los que ya están pagando el pato son los trabajadores de Alestis, que este mes, por lo pronto, no cobrarán todo el sueldo ante la falta de liquidez de su empresa, que ya no cuenta con el sustento mensual de Airbus.

El consejero delegado de Alestis, Francisco Javier Díaz, envió ayer un comunicado a sus empleados para ponerlos sobre aviso. "La falta de acuerdo entre los distintos agentes implicados en la negociación para la composición de un nuevo consejo de administración, ha llevado a Airbus, que ha soportado la financiación necesaria de la compañía desde la entrada en concurso voluntario de acreedores, a supeditar el apoyo financiero a la resolución del proceso en marcha", explicaba en la nota. Un texto en el que anunciaba que sólo percibirán "el 75% de la nómina del mes de noviembre".

Airbus es accionista de Alestis -con el 1,7% del capital-, su principal cliente y, sobre todo, el clavo ardiendo al que se ha agarrado la firma andaluza para salir de su actual atolladero. El consorcio europeo se comprometió a finales del año pasado a hacerse con el control de la compañía, comprando las acciones de Grupo Alcor (38,1%) y Caixabank (16,7%). Se quedaría, así, con el 56,5% del capital, con el objetivo de que Alestis no empantanara más algunos de sus principales programas, para los que el proveedor realiza piezas fundamentales -el superjumbo A380 o el nuevo A350-.

Pero Airbus se está poniendo nervioso porque ve que el pacto que debería haber estado rubricado hace casi un año, aún no ha tocado a su fin. Y que, además, se acerca el 19 de diciembre, fecha que el juez fijó para aprobar el convenio de acreedores, y el accionariado está sin definir.

¿Qué es lo que está retrasando el proceso? Las desavenencias entre el Ministerio de Industria y la Junta. El primero es el principal acreedor de Alestis, puesto que le ha concedido préstamos por 130 millones de euros, casi el 50% de su deuda total, mientras que la Junta es la segunda accionista de la compañía y la que impulsó su propia creación.

Dentro de las negociaciones capitaneadas por Airbus para sacar a Alestis adelante, uno de los acuerdos a los que llegó con Industria fue que el Ministerio aceptaba cobrar la mayor parte de la deuda dentro de siete años -eso sí, sin ninguna quita- y capitalizar el resto. Sin embargo, el departamento capitaneado por José Manuel Soria está tensando la cuerda al máximo, ya que exige la salida de la Junta antes de que ellos entren en el accionariado. Pero la Administración andaluza, presente en la compañía a través de la Agencia Idea, no está dispuesta a ceder tan fácilmente y ha mostrado su intención de permanecer en el capital, al menos, durante un año más.

Y he aquí el problemón. La Junta se resiste a salir de Alestis de forma inmediata porque no quiere dar la imagen de que está huyendo de la compañía como si se sintiera culpable de la dramática situación en la que ha acabado, pese a nacer como la joya de la corona de la aeronáutica andaluza. En pocas palabras, se niega a ceder su sitio a Industria -a través de la SEPI- para que el Ministerio desembarque como el MesíasSalvador. A medio plazo, el Gobierno regional sí se plantea dejar el accionariado, pero en un periodo superior a un año, ya que en un primer momento apuesta por permanecer para garantizar los intereses de Andalucía en la firma, que pasaría a estar capitaneada por una multinacional como Airbus. El resto de socios en Alestis serían Unicaja, que hoy tiene un 16%, y el Banco Europeo de Finanzas (BEF), con un 6,1%.

Sea como sea, si la SEPI y la Junta siguen enzarzadas y no llegan a un acuerdo antes del próximo 19 de diciembre, la única que saldrá perdiendo es la propia Alestis. De momento, ya no cuenta con la transfusión mensual de dinero de Airbus, que hasta ahora había servido para pagar materiales y nóminas. Y si se lleva la situación más al filo del precipicio, se pone en riesgo la propia salida del concurso de acreedores y la viabilidad futura de la compañía, de la que dependen 1.500 trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios