Alemania quiere que Grecia ceda el control de su presupuesto a la UE

  • Atenas se niega categóricamente a esta medida porque considera que supone "una pérdida de soberanía".

Comentarios 18

A punto de agotárseles la paciencia con Grecia, varios países de la zona euro, entre ellos Alemania, quieren imponer un control europeo al presupuesto heleno, una posibilidad a la que Atenas se niega categóricamente porque constituye una "pérdida de soberanía".

"Hay debates y propuestas en el seno de la zona euro, entre ellas una de Alemania" para "reforzar el control de los programas y de las medidas" adoptadas en Grecia, declaró una fuente europea en Fráncfort, que requirió el anonimato, confirmando una información del diario Financial Times. Un "peritaje externo podría ser dirigido por las instituciones europeas y tendría también algunos poderes de decisión", añadió esta fuente.

La propia Comisión Europea confirmó por la tarde que desea "reforzar" el control sobre las finanzas públicas griegas, ampliando su "capacidad" en Atenas, pero aseguró que Grecia permanecerá soberana. "La Comisión está comprometida a reforzar su capacidad de control y actualmente ya está aumentando su capacidad en el terreno", dijo el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, quien precisó que las decisiones clave "seguirán siendo de la completa responsabilidad del Gobierno griego".

En Atenas, fuentes gubernamentales ya habían confirmado la existencia de una "propuesta no escrita" para la puesta bajo tutela europea permanente del presupuesto de Grecia, pero "Grecia no discute tal posibilidad, no la aceptaremos, esas competencia pertenecen a la soberanía nacional".

La puesta bajo tutela de la gestión griega "necesitaría un cambio de los tratados" europeos, argumentaron las fuentes. "Hay que dar una prioridad clara a la reducción del déficit presupuestario (...). En Grecia existe el problema de una política presupuestaria muy descentralizada. Un marco legal obligatorio podría aportar mayor coherencia, facilitar y acelerar las decisiones", había defendido la fuente europea en Fráncfort. "Representantes de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) ya están en Grecia y ayudan a la aplicación y al control" de esos programas, aunque esta misión no tiene carácter permanente, añadió.

Bajo tutela de la zona euro y del Fondo Monetario Internacional (FMI) desde mayo de 2010, a cambio de apoyo financiero para evitar su quiebra, una Grecia sobreendeudada negocia actualmente con sus acreedores privados una condonación parcial de su deuda para que se aplique el segundo plan de rescate, de un monto de 130.000 millones de euros.Las complicadas negociaciones, iniciadas hace tres semanas, continuaron este sábado. El principal responsable del lobby bancario mundial IIF, Charles Dallara, llegó a la residencia del primer ministro griego, Lucas Papademos, a las 15:20 locales para proseguir las discusiones.

Una fuente del ministerio de finanzas griego subrayó que se han hecho "progresos importantes", aunque reconoció que "queda mucho trabajo por hacer".

Paralelamente, Grecia negocia con sus acreedores públicos la aplicación del segundo plan de ayuda, por un monto de 130.000 millones de euros, prometido por los Estados europeos en octubre a cambio de más reformas.Prueba de que varios países de la zona euro se impacientan ante los lentos progresos realizados por Grecia es que la propuesta del comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, de ampliar las ayudas en otros 10.000 o 15.000 millones fue acogida con frialdad por Alemania y Francia.

En este contexto, el gobierno griego de Lucas Papademos se encuentra actualmente bajo una presión máxima por parte de sus socios para que acentúe las medidas para salir de la crisis, endureciendo aún más los planes de austeridad y liberalizando la economía.

La desconfianza europea crece ante el Gobierno de coalición griego, formado, desde la salida en noviembre del primer ministro socialista electo, Georges Papandreou, por tres partidos (socialista, conservador y extrema derecha) cada vez menos dispuestos a aplicar los nuevos sacrificios reclamados a los griegos. En Alemania, responsables de la coalición gubernamental multiplicaron sus advertencias a Grecia de que no habrá más ayudas si no se intensifican las reformas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios