"Andalucía tiene aún mucho potencial en la energía eólica y en la termosolar"

  • La división española de Siemens abrirá en Sevilla su segunda Unidad de Eficiencia Energética y se marca la meta de liderar las auditorías de consumo de energía de los edificios públicos y los hoteles

Gründlich significa en alemán a fondo. Aunque esta palabra no es un adjetivo, define la filosofía con la que Francisco Belil (Barcelona, 1946) aborda su labor como consejero delegado para España y el Suroeste de Europa de Siemens. Andalucía está marcada en rojo en su agenda. Además de sus intereses en el transporte ferroviario y las renovables, Siemens se marca la meta de ser líder andaluz en auditorías energéticas de edificios, por lo que abrirá en Sevilla a principios de marzo la segunda unidad de eficiencia del grupo en España para cubrir el sur de la Península. Orgulloso de la raíz germánica de su formación intelectual y profesional, Belil habla en tono sosegado, buscando en su discurso la precisión semántica del alemán, idioma al que recurre cuando la polisemia de alguna expresión en castellano puede dar lugar a equívoco. Y en una empresa de 162 años con más de 300.000 empleados, los errores tienen un coste millonario.

-Siemens atravesó hace pocos años una etapa convulsa a raíz del escándalo de las comisiones. ¿Qué han aprendido?

-Hicimos algo que no ha hecho ninguna otra empresa en el mundo. Tropezamos con una piedra, pero no sólo nos levantamos sino que decidimos ser los mejores, que es una cualidad de los alemanes. Buscamos a los mayores expertos del mundo y les dimos carta blanca para que implantaran un sistema modélico, el más perfecto del mundo. Dimos formación a toda la compañía, a más de 300.000 personas, y fuimos la única empresa que pasó en un año del último al primer lugar del Dow Jones Sustainibilty Index -un indicador que mide las empresas mejor gestionadas y gobernadas del mundo-.

-El tranvía y el metro están de moda en Andalucía. ¿Van a participar en los próximos concursos?

-Sí. Tenemos tranvías de nueva generación que pueden circular 2,5 kilómetros sin catenaria. Y están en uso en Lisboa desde hace dos años. Aquí hay mercado y nos gustaría ayudar. También nos gustaría que se pudiera aplicar la tecnología de Siemens en el Eje Transversal, porque tenemos el tren más moderno del mundo, el Velaro, que en España hace normalmente la ruta Madrid-Barcelona.

-¿Tiene esperanzas de que Francia permita que un tren Siemens circule entre Madrid y París?

-Estaremos encantados, y vamos a hacer todo lo posible para que así sea. Vamos a ofrecer nuestra oferta, igual que aquí en Andalucía.

-Siemens desarrolla en Noruega una planta de energía eólica marina en aguas profundas. ¿Qué posibilidades ven en Andalucía?

-Muchas. Somos el número uno en parques eólicos marinos en aguas poco profundas, entre 25 y 30 metros de agua. Esta planta es flotante y está funcionando a 20 millas de la costa, en pleno Atlántico. La hemos desarrollado porque nos estamos adelantando a las cosas. Las plataformas continentales bajan a profundidades muy superiores relativamente cerca de la costa.

-Que es lo que pasa en Andalucía.

-Exacto. Entonces dijimos que teníamos que atrevernos a poner una planta en aguas profundas. Es cuando nació el piloto, que está funcionando muy bien desde agosto del año pasado y que nos va a permitir mejorar la técnica para que la podamos comercializar.

-¿Van a centrar sus esfuerzos en Andalucía en eólica marina o tienen más proyectos en renovables?

-Nos gustaría hacer más en termosolar porque hay un gran potencial. Y en la eólica todavía hay campo para desarrollarla. Andalucía tiene la enorme suerte de tener mucho sol, viento y algo de lluvia. Y podría exportar energía eléctrica generada de forma sostenible a otros territorios.

-¿La legislación va por detrás del cambio tecnológico?

-La legislación va casi siempre por detrás del desarrollo tecnológico. Ahora tenemos un tema que están debatiendo los ministros de la UE: los escáneres corporales. Las técnicas, entre ellas la de Siemens, permiten hacer transparente a una persona. Antes era impensable pero ahora es posible y abre una serie de preguntas en la sociedad: ¿queremos exponer la intimidad de la persona? ¿Hasta qué punto es éticamente responsable? La técnica se ha adelantado, y los demás nos debemos poner al mismo nivel.

-Algunas ciudades andaluzas van a participar en un proyecto piloto para impulsar el coche eléctrico. ¿Cree posible un millón de coches eléctricos en España a corto plazo?

-Todo depende de lo que nos propongamos hacer. Si hay voluntad y recursos, la tecnología está ahí.

-Le queda apenas un año para alcanzar la edad de jubilación. ¿Tiene planes de retiro o se ve todavía en su trabajo?

-Eso no depende sólo de mí, sino de la empresa. He tenido la inmensa suerte de tener posibilidades que otros no han tenido: trabajar en muchos países extranjeros, conocer a miles de personas, relacionarme con auténticos cracks, tocar muchas tecnologías en temas distintos... Y por lo tanto, me gustaría seguir contribuyendo. Pero tengo muy claro que el día que me jubile continuaré haciendo otro tipo de actividades donde pueda devolver a la sociedad una parte de las cosas que he recibido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios