Andalucía registra el peor enero para el empleo desde que empezó la crisis

  • La malísima campaña del olivar se suma al fin de las contrataciones navideñas y se registran 48.807 cotizantes menos Sin el factor agrario se habrían destruido puestos de trabajo, pero menos que el año pasado

Andalucía registró el pasado mes de enero el peor dato para la afiliación a la Seguridad Social al menos desde 2004. El número de cotizantes se redujo en 48.807 personas -hasta los 2.717.033- un dato que es mucho peor que el del año pasado, cuando la ocupación cayó menos de la mitad, en 21.531. Hay que remontarse a 2009 para encontrar un enero similar, pero no peor: ese año se destruyeron en la región 48.394 empleos.

La razón se encuentra en que a la finalización de los contratos firmados con motivo de la Navidad se ha sumado la mala campaña del olivar, que además contrasta con la anterior, que fue muy buena. El régimen agrario ha destruido en un mes 26.209 empleos, el 53,7% del total. Sin este factor, la evolución hubiera sido positiva. Si eliminamos la agricultura de la ecuación se hubiera pasado de los 32.254 empleos destruidos en enero de 2014 a los 22.598 de 2015. Y es que hay que tener en cuenta que el año pasado el empleo agrario incluso aumentó, en 10.723 personas.

La evolución general -sumando la agricultura- ha hecho que el empleo en la región crezca ya en tasa anual menos que España, un punto porcentual menos (1,47% frente a 2,48%). En un año, Andalucía registra 39.322 ocupados más.

El número de desempleados registrados ha seguido una evolución similar, con un aumento de 28.033 personas (+2,78%), el 36% del alza total nacional, hasta contabilizar 1.037.716. Así, Andalucía se aleja del objetivo de la Junta de bajar cuanto antes del nivel del millón de parados. La única provincia que registró un descenso del desempleo, muy leve, fue Huelva.

El secretario general de Economía de la Junta, Gaspar Llanes, admitió que los datos son malos, pero los atribuyó a la campaña del olivar, que según afirmó ha disminuido este año un 54% en la región.

En España, la afiliación al régimen general disminuyó en enero en 199.902 personas hasta las 16.575.312, un dato que es peor que el de 2014 -cuando el número de cotizantes descendió en 184.031- pero el segundo mejor desde 2007 . El Gobierno se escudó en que, en términos desestacionalizados, el empleo subió en 12.613, en cualquier caso menos también que el año pasado, cuando lo hizo en 35.000. Pese a todo, en términos anuales sigue habiendo 401.703 afiliados más que el año pasado. Por sectores, disminuyó el número de cotizantes en el comercio (32.001 personas), la hostelería (23.721), actividades administrativas y servicios auxiliares (21.861), la construcción (15.950) y en la industria manufacturera (14.405). También se redujo el número de afiliados en el sistema especial agrario (con 39.803 ocupados menos), en el de empleados de hogar (3.782), así como en el régimen del mar (1.271) y el carbón (3.951).

Por su lado, el número de desempleados se situó en 4.525.691 tras aumentar en 77.980 durante el primer mes del año, marcando así el mejor comportamiento en un mes de enero de la crisis, ya que habría que remontarse a 2007 para encontrar un alza menor. En términos desestacionalizados, el paro disminuyó en 42.723 personas en el mejor enero de toda la serie histórica.

En el último año, el desempleo se redujo en 288.744 personas, el mayor descenso interanual contabilizado desde 1998.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios