Ángel Camacho crece en América con una nueva planta en Argentina

  • El grupo andaluz tendrá operativa en 2009 en el país una fábrica de aceituna de mesa, producto en el que es un líder mundial · Logra así globalizar la producción

El Grupo Ángel Camacho ha dado un nuevo y contundente paso en su apuesta por el crecimiento en América. La compañía familiar, segundo envasador mundial de aceituna de mesa con 45 millones de kilos en 2007, ha iniciado las obras de su primera fábrica de ese producto fuera de España en Mendoza (Argentina). Esta ciudad está próxima a la frontera con Chile, lo que la sitúa cerca de los puertos de ambos países. La instalación estará lista en 2009, aunque fuentes del grupo han preferido no avanzar las cifras de inversión, de producción y de empleo de la nueva factoría.

Camacho concentra hasta ahora toda su producción de aceituna en Morón de la Frontera, donde se ubica su sede. La firma que preside Ángel Camacho Álvarez vende aceitunas bajo la marca Fragatay bajo marca blanca, produce infusiones (Susarón) y fabrica y envasa aceite de oliva, encurtidos, ensaladas y preparados para platos. Fundado en 1897, el grupo tiene además presencia en el segmento de mermeladas a través de la enseña española La Vieja Fábrica y de la firma polaca Stovit, que adquirió en 2007 y que cuenta con fábricas en Polonia.

El despliegue por América -Ángel Camacho exporta aceituna de mesa a EEUU desde 1927- incluye la nueva filial en EEUU creada el año pasado al 50% con Mario Olive Oil y denominada Mario Camacho Foods. Esta empresa por sí sola factura 110 millones de dólares (80 millones de euros). La nueva planta, que estará gestionada por una filial argentina creada también en 2007, suministrará a Mario Camacho con destino EEUU, y abordará otros países suramericanos como Brasil, según la revista Alimarket.

La implantación en Argentina, de donde Camacho venía importando aceituna para cubrir sus necesidades todo el año, permite al grupo globalizar su producción y acceder a cosechas los doce meses. Se cubren así posibles dificultades a ambos lados del Atlántico.

Además, según fuentes del sector aceitunero andaluz, la entrada en el país austral supone automáticamente pasar a producir en un socio de Mercosur, lo que permitirá a Camacho sortear las barreras arancelarias para abordar los mercados de los cuatro países que conforman esta alianza comercial: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. "Argentina es un país productor de aceituna que está al lado de Brasil, donde no se fabrica pero sí se consume mucho", explican estas fuentes.

Ángel Camacho prevé cerrar este año con ingresos de 170 millones, un 9% más. Esta cifra supone que el grupo ha más que duplicado sus ventas en una década (desde 1999, cuando eran de 80 millones). No obstante, Camacho creció en facturación un 20% en 2007, es decir, el doble de lo estimado para este año. La firma cuenta con 850 empleados y exporta a 95 países, en los que obtiene el 70% de su cifra de negocio.

170

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios