El BCE augura un "rebote" económico en Europa en 2012

  • González-Páramo avisa de los primeros "indicios de confianza" en Europa y considera que la reforma laboral es "urgente" en España ante la "catástrofe" del paro.

El consejero del Banco Central Europeo (BCE), Jose Manuel González-Páramo, reconoció que Europa puede haber sufrido una contracción económica a finales del 2011, pero se mostró convencido de que habrá un "rebote" este año.

En un encuentro con periodistas organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) aseguró que en Europa "comienzan a aparecer indicios de confianza". "Los mercados tienen ya una mayor confianza en la capacidad de la zona euro para dar solución a sus problemas", dijo.

"Esto quiere decir que en 2012 veremos una recuperación de la zona euro. Este año veremos un rebote. Esta claro que la situación en Europa no es brillante, pero comienza a estabilizarse, para continuar creciendo más adelante", apuntó. En su opinión, España está obligada a acompañar estos "signos de confianza" con una "hoja de ruta clara" en torno a la reforma laboral, la reforma del sistema financiero y el ajuste fiscal.

Reforma laboral urgente ante la "catástrofe" del paro

González-Páramo considera que la reforma laboral en España es "urgente", especialmente a la luz de los últimos datos de desempleo, que en su opinión arrojan un panorama catastrófico. "Peor no podemos estar. De manera que cualquier cosa que se logre con la reforma laboral será una ganancia", ha dicho en TVE.

Según la encuesta de población activa (EPA),  el número de desempleados en España aumentó en 2011 en 577.000, hasta superar por primera vez los cinco millones, en concreto hasta los 5.273.600 desempleados, según datos del Instituto Nacional de Estadística. La tasa de paro se situó en el 22,85%.

El miembro del Comité Ejecutivo del BCE ha destacado la gravedad de que la tasa de paro esté por encima del 22 por ciento. "Me dan igual los decimales, porque todo lo que sea duplicar la media de la tasa de desempleo europea me parece una catástrofe". En su opinión, hay una urgencia "absoluta" de que se apruebe una reforma laboral que dé más flexibilidad al mercado. "La prorroga se ha acabado. La cifra que arroja la EPA es poco aceptable, y no es más que un reflejo de nuestras rigideces", ha apuntado.

Sin querer referirse a un modelo laboral europeo, indicó que en España debe "aprovecharse cualquier resquicio que permita aumentar la flexibilidad del mercado, bien en horas, en tipos de trabajo, o en negociación colectiva". Con una mayor flexibilidad "podremos responder mejor a las perturbaciones que sufra la economía".

Aunque no ha dado un apoyo explícito al modelo de imponer un contrato único, sí ve necesario avanzar hacia una "simplificación contractual". "La proliferación de contratos -ha explicado- provoca una segmentación del mercado laboral en dos tipos de trabajadores. Unos que están muy protegidos, con fuertes indemnizaciones e incluso salarios blindados, y otros que no tienen ninguna protección en absoluto". "Lo que debemos conseguir es que los costes de despido no sean una obstáculo para la contratación", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios