El BCE inyectará por segunda vez liquidez muy barata a tres años

  • Los bancos centrales de siete países podrán aceptar como activos de garantía otros créditos no fallidos, lo que facilitará que instituciones más pequeñas como las cajas se rearmen y financien a las pymes.

El Banco Central Europeo (BCE) inyectará por segunda vez liquidez muy barata a tres años el próximo miércoles, un nuevo paso para abordar la crisis de endeudamiento soberano de la zona del euro.

Los expertos prevén que los bancos pedirán entre 400.000 y 500.000 millones de euros, si bien también contemplan la posibilidad de que la cantidad sea mayor.

"La favorable reacción a la primera operación de liquidez a tres años ha reducido el estigma negativo y restaurado algo de confianza. Es posible comprar más tiempo", considera el Royal Bank of Scotland.

La operación no soluciona los problemas estructurales y de solvencia de la zona del euro, pero da a los mercados la seguridad de que el BCE está dispuesto a apoyar el sistema financiero.

El BCE prestó a finales del pasado año a 523 bancos casi medio billón de euros, en su primera subasta a tres años, hasta ahora a un interés del 1 %, para facilitar el crédito a los hogares y las empresas.

Se trata de la mayor cantidad que el BCE ha prestado hasta ahora en una operación única.

No obstante, los expertos de UniCredit explican que los bancos tomaron prestados 200.000 millones de euros netos y que el resto fue un cambio de operaciones anteriores con vencimientos más cortos.

La primera inyección de liquidez a tres años ha sido un factor crítico para relajar las tensiones en los mercados financieros.

Se han reabierto los mercados de financiación bancaria europeos con la emisión de bonos senior en Holanda, Francia, Alemania y, en menor medida en Italia, y con la emisión de bonos garantizados en Francia, aseguran los expertos de Royal Bank of Scotland.

El presidente del BCE, Mario Draghi, prevé que la demanda en la segunda operación de refinanciación a tres años se situará en línea con la subasta de finales de diciembre y ha animado a los bancos a participar en ella.

Además, en este segunda operación de refinanciación a tres años los bancos centrales nacionales de siete países podrán aceptar como activos de garantía otros créditos no fallidos, lo que facilitará que instituciones financieras más pequeñas, como las cajas de ahorro, accedan a la liquidez del BCE y financien a las pymes.

Los bancos han cubierto sus necesidades más urgentes con la operación de refinanciación de finales de diciembre y utilizarán la segunda para cubrir las necesidades futuras y financiar nuevos préstamos o nuevas oportunidades de inversión financiera, según UniCredit.

Los bancos han utilizado en los últimos meses la liquidez con vencimiento a largo plazo para cubrir sus necesidades estructurales de liquidez y el efectivo con un mes o una semana de vencimiento para cubrir las necesidades a corto plazo.

Con esta garantía de liquidez barata a tres años el BCE va a facilitar la financiación de Estados a través del canal bancario ya que permitirá a los bancos refinanciarse muy barato para comprar deuda soberana de países que ofrecen rentabilidades superiores.

Desde mediados de diciembre, la rentabilidad de la deuda de Italia y España ha bajado considerablemente en todos sus plazos pero, sobre todo, en los más cortos.

El interés que pagarán los bancos en la operación de refinanciación a tres años se indexará a la media a la que se sitúe la tasa de interés rectora del BCE durante el periodo de vida de la operación.

Actualmente los tipos de interés se sitúan en la zona del euro en el 1 % pero a lo largo de los tres próximos años se pueden producir cambios.

Desde la primera operación de refinanciación a tres años, a finales de diciembre, Italia ha cubierto una décima parte de sus necesidades de financiación anuales y España, casi una tercera parte, según Royal Bank of Scotland.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios