El BCE mantiene la liquidez de emergencia para los bancos griegos

  • El organismo incrementa la presión al Gobierno heleno para que cierre pronto el acuerdo con sus socios europeos.

 El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido la cantidad máxima de liquidez de emergencia que los bancos griegos pueden pedir al Banco de Grecia en 89.000 millones de euros. La decisión del consejo de gobierno del BCE, que se reunió a primera hora de la tarde por teleconferencia, respondió a una petición de aumento de la provisión urgente de liquidez que hizo el martes el Banco de Grecia. Los bancos griegos permanecerán cerrados hasta el jueves después de diez días de corralito, que han creado en Grecia muchos problemas en el funcionamiento de la industria y del comercio que tienen una fuerte dependencia de las importaciones.

El BCE informó el lunes de que va a aplicar mayores recortes de valor a los activos que presenten al Banco de Grecia los bancos helenos como garantía para recibir los préstamos. El Banco Central Europeo sigue ayudando a los bancos griegos para que no quiebren pero, de este modo, incrementó la presión al Gobierno griego para que llegue a un acuerdo con sus socios europeos. La entidad monetaria no ha dado información más específica de los recortes de valor.

El Gobierno del primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha presentado una nueva solicitud formal de ayuda de tres años al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). La solicitud al MEDE ha llegado firmada por el nuevo ministro de Finanzas heleno, Euclidis Tsakalotos, y en ella promete aplicar reformas "a partir de la próxima semana", además de afirmar que Atenas presentará mañana, a más tardar, una amplia lista de reformas para ser implementadas en las áreas de "sostenibilidad fiscal, estabilidad financiera y crecimiento económico a largo plazo".

El gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, advertía este miércoles a Grecia en una entrevista de que el BCE no puede conceder financiación a los bancos griegos durante mucho más tiempo si Atenas no alcanza un acuerdo con sus acreedores internacionales. Noyer, que es también miembro del consejo de gobierno del BCE, dijo a la cadena de radio francesa Europe 1 que "el BCE no puede asumir riesgos indefinidamente para apoyar a los bancos griegos". El domingo es la fecha límite para que Grecia alcance un nuevo acuerdo de financiación, que de no lograrse llevaría al colapso de la economía griega.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios