Banca Cívica niega un acuerdo firme con otros grupos pero admite contactos

  • La CNMV suspende su cotización en Bolsa después de que se disparara su valor ante los rumores de fusión · El sector aguarda una nueva ronda de concentraciones entre cajas medianas como Ibercaja o Kutxabank.

Comentarios 1

Tras la tempestad vino la calma. Banca Cívica -el grupo financiero formado por Cajasol, Caja Navarra, Cajacanarias y Caja de Burgos- admitió ayer contactos con otros grupos pero negó que haya cerrado un acuerdo vinculante de fusión después de sufrir en los últimos dos días un rally bursátil que impulsó su cotización hasta cotas cercanas a su precio de su debut en Bolsa. El calentón comenzó en el ecuador de la sesión del miércoles, alcanzando los 2,62 euros, un 10% por encima del valor de apertura de la jornada y continuó en los primeros compases de la de ayer, en medio de rumores sobre un posible acuerdo de fusión de la entidad con otro grupo.

Los fuertes vaivenes obligaron a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a suspender la cotización a sólo cuatro minutos después del arranque de la sesión de ayer. Además, instó a la entidad a aclarar los rumores, una medida habitual que el regulador bursátil acomete cuando detecta oscilaciones bruscas con el fin de prevenir el uso de información privilegiada. En el momento de la suspensión, las acciones de Banca Cívica, que cotiza en el mercado continuo, subían un 3,37%, hasta situarse en 2,543 euros.

La entidad salió al paso de las especulaciones con un comunicado en el que reconoce contactos con "distintas entidades para evaluar las oportunidades que la situación actual ofrece, con la finalidad primordial de la creación de valor para sus accionistas". Sin embargo, Banca Cívica recalcó que "en estos momentos no existe ningún tipo de acuerdo que vincule a Banca Cívica con otro grupo financiero en orden a un eventual proceso de integración".

Los títulos del grupo financiero volvieron a negociarse poco después de las once y cuarto de la mañana a 2,57 euros, aunque por un momento llegaron a tocar de nuevo la referencia de los 2,6 euros. Tras la emisión del comunicado, el valor se desinfló para permanecer prácticamente plano hasta el cierre en torno a 2,48 euros, un 0,8% más que en la apertura de la sesión.

Los movimientos especulativos en torno al valor de Banca Cívica evidencian la situación de incertidumbre que vive todo el sector financiero. Las entidades dan por hecha una nueva ronda de concentraciones, sobre todo desde que se conocieron los planes del nuevo Gobierno de incrementar las provisiones de los grupos financieros en 50.000 millones de euros con el fin de que aflore la depreciación de los activos vinculados al sector financiero, especialmente en lo que se refiere al suelo.

Esta situación obligará a las entidades a ganar dimensión para poder acceder a los mercados. Entre ellas se encuentran algunas de las cajas que se han quedado fuera de la primera ronda de concentraciones como Ibercaja o grupos de tamaño mediano como Kutxabank, -la entidad resultante de la fusión de las cajas vascas- Caja 3 o Liberbank.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios