Barroso no descarta flexibilizar el objetivo de déficit para España

  • Reclama a Rajoy que detalle "de manera urgente" los recortes y las reformas laboral y financiera. El presidente español avanza que mantendrá el calendario de aprobación de los Presupuestos.

Comentarios 3

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, no ha descartado este lunes flexibilizar el objetivo de reducción del déficit para España en 2012 para ajustarlo al nuevo escenario de recesión y ha dado a entender que esta cuestión será discutida por los ministros de Economía de la UE, tras reunirse con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que ha anunciado que mantendrá el calendario de aprobación de los Presupuesto Generales del Estado de 2012.

España se ha comprometido ante la UE a reducir su déficit desde el 8% el año pasado -cifra que supone un desvío de 2 puntos respecto a la meta inicial del 6%- al 4,4% del PIB en 2012. Sin embargo, este objetivo se pactó con unas previsiones que auguraban que la economía española crecería este año, mientras que las últimas cifras del Fondo Monetario Internacional (FM) y del Banco de España vaticinan una recesión. "Sería conveniente ahora tener una discusión, que se va a seguir en el marco del Eurogrupo y del Ecofin sobre la situación en España. Yo aquí no puedo ahora ir más en detalle sobre eso. Va a haber una discusión sobre las condiciones", ha dicho Barroso en rueda de prensa conjunta con Rajoy al ser preguntado por la posibilidad de dar más tiempo a España para reducir su déficit. "España es esencial para la estabilidad de la zona del euro. Es importante que el nuevo Gobierno entable un diálogo constructivo con sus socios europeos, incluida la Comisión, y exponga sus planes de reforma de modo detallado con el calendario correspondiente", ha reclamado el presidente del Ejecutivo comunitario.

Barroso ha reclamado a Rajoy que emprenda "de manera urgente" la "aprobación y aplicación de medidas de reforma concretas y ambiciosas, sobre todo en lo que respecta al mercado de trabajo y al sector financiero". "Las medidas de urgencia adoptadas el 30 de diciembre, equivalentes a alrededor del 1,4% del PIB con el fin de rectificar al menos parcialmente la desviación de déficit de 2011, son muy importantes. No obstante se deben ahora hacer esfuerzos para contener el déficit público en 2012", ha reclamado el presidente de la Comisión. "Los objetivos de déficit para 2012 y 2013 deben contar con el pleno respaldo de medidas de consolidación concretas", ha insistido. "La consolidación debe hacerse en la medida de lo posible sin desatender al crecimiento, garantizando por ejemplo que los gastos que contribuyan a su estímulo. Esto es lo que puedo decir por el momento, porque ahora hay un trabajo que hacer sobre todo a nivel de los ministros de Finanzas", ha concluido Barroso.

Rajoy mantiene el calendario de aprobación de los Presupuestos

Por su parte, Rajoy, ha avanzado su intención de mantener el calendario previsto para la aprobación en marzo de los presupuestos generales del Estado de 2012, que verán la luz después de que la Comisión presente sus nuevas previsiones de crecimiento.

Fuentes de la Comisión habían avanzado que Barroso pediría a Rajoy un adelanto en la presentación de los presupuestos para minimizar las distorsiones en las cuentas públicas, pero ninguno de ellos ha confirmado que hayan hablado al respecto, aunque Rajoy ha insistido en mantener sus previsiones. Al ser preguntado por la posibilidad de que ese asunto haya formado parte de la reunión, el presidente del Gobierno ha señalado que de lo que ambos han hablado ha sido de las previsiones macroeconómicas. Al respecto, ha explicado que España debe aprobar un nuevo cuadro macroeconómico porque el actual fija que el país va a tener un crecimiento del 2,3 por ciento en 2012 y es evidente que eso no va a ser así. Tras recordar que ya se saben las previsiones del Fondo Monetario Internacional, ha explicado que su Gobierno quiere saber las previsiones macroeconómicas de la Comisión, que se harán públicas el 23 de febrero.

A partir de ahí, Rajoy ha explicado que su Gobierno hará sus previsiones, aprobará el techo de gasto y, después, presentará los presupuestos, donde ha dicho que se continuará en la senda de reducción del déficit ya iniciada. "Las previsiones de la Comisión serán en febrero e, inmediatamente después, nosotros presentaremos las nuestras y el techo de gasto", ha insistido. El presidente del Gobierno español ha reconocido que los socios comunitarios tienen que tomar decisiones difíciles, pero ha recalcado que todos han de actuar "con sentido común" "España cree que hay que hacerlo todo a la vez: la consolidación fiscal, las reformas, que se garanticen instrumentos de liquidez y que se vayan tomando medidas que resuelvan problemas concretos", ha agregado.

Para Barroso, muchos de los problemas que ha de resolver el Ejecutivo de Rajoy son también problemas europeos, como el del paro juvenil, y ha recordado que se va a proponer al Consejo Europeo la creación de equipos de actuación que preparen planes detallados para hacer frente a esta situación. También ha señalado que planteará que cada joven, a los cuatro meses de finalizar sus estudios, tenga un puesto de trabajo o esté inscrito en un curso de educación o formación, y que se ayude a las pymes para facilitar su acceso al crédito con el desvío de una parte de los fondos estructurales.

Rajoy le ha trasladado que su Gobierno será "un fiel aliado de las instituciones europeas" y un interlocutor fiable comprometido con el interés general de Europa y con los intereses propios como españoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios