Economía

Blanco explicará en el Congreso los recortes en infraestructuras

  • El próximo jueves 26 de agosto el ministro de Fomento comparecerá para "dar buenas noticias".

Comentarios 9

El ministro de Fomento, José Blanco, comparecerá el próximo jueves, 26 de agosto, en el Congreso de los Diputados para exponer la nueva reprogramación en infraestructuras, según acordaron los grupos parlamentarios en la Diputación Permanente, que rechazó, en cambio, la comparecencia de la vicepresidenta económica, Elena Salgado.

La comparecencia de Blanco, solicitada por el PP, IU-ICV-ERC, BNG y CiU y que contó con el voto a favor del PSOE, se producirá después de que Blanco y Salgado anunciaran la pasada semana que se destinarían 500 millones de euros adicionales a la inversión en infraestructuras tras el recorte inicial adelantado por el Gobierno, de unos 6.400 millones de euros, que el propio ministro de Fomento calificó como "excesivo".

Con la nueva dotación, el Ejecutivo contempla recuperar alrededor de 50 obras que, en primer momento, iban a ser aplazadas o paralizadas y que Blanco deberá concretar durante su comparecencia en el Congreso esta misma semana.

Durante el debate en la Diputación Permanente, el diputado del PP Andrés Ayala afirmó que el anuncio del Gobierno de recuperar 500 millones extra para infraestructuras ha generado "más confusión" aún sobre la inversión de obra pública por los "cambios de criterios y correcciones" de la política del Ministerio de Fomento.

Ayala reprochó a Blanco que hace ahora un mes anunciara "el mayor recorte de obra pública" de los últimos tiempos y lo hiciera como "el más talibán de los talibanes", en lugar de haberlo hecho con "tristeza y desazón", y apenas un mes después diga ahora que se destinarán 500 millones adicionales. 

Para el PP, el recorte de gasto productivo "no tiene justificación", ya que dicho recorte conllevará una reducción de empleos de entre 125.000 y 500.000 puestos de trabajo. "El Gobierno ha relegado a extras a los protagonistas de esta historia, las empresas constructoras, que tendrán que despedir, y los ciudadanos, que no serán más que extras en los que el realizador se ha convertido en el actor principal de un monólogo", subrayó.

Por su parte, el diputado de IU, Gaspar Llamazares, justificó la petición de comparecencia de Blanco argumentando que las "reflexiones del verano" del ministro tienen una gran importancia, dada la "gravedad" del ajuste en materia de infraestructuras y el recorte del empleo que va a suponer.

En la misma línea, el portavoz de ERC, Joan Ridao, calificó de "error" el recorte de las inversiones en infraestructuras, y apeló a la necesidad de la comparecencia de Blanco para que explique por qué el "tijeretazo" va a afectar a obras fundamentales. Además, indicó que si el Gobierno quería anunciar un "hachazo" en materia de inversiones, debería haberlo negociado antes con las comunidades autónomas. 

El diputado del Grupo Mixto, Francisco Jorquera, afirmó que en Galicia existe una "gran preocupación" por el efecto del recorte de la inversión en infraestructuras, y consideró esta reducción "drástica" como "total y absolutamente contraproducente" para generar actividad y crear empleo. "Nos preocupa la sensación de falta de planificación y de continuas contradicciones y, por lo tanto, es total y absolutamente imprescindible que Blanco clarifique con absoluto detalle cuál es la replanificación nueva y qué proyectos se van a salvar", reiteró.

Con argumentos parecidos, el diputado de CiU, Pere Maciàs, consideró que, "por respeto parlamentario", es necesario que Blanco acuda a la Cámara Baja, ya que cuando anunció el recorte de infraestructuras apenas planteó "la punta del iceberg" de dicho recorte, y ahora es necesario que explique el mismo en todas sus vertientes. "Hay una grave preocupación, y las veraniegas palabras del ministro deben ser reproducidas aquí para conocer la magnitud de la tragedia", reiteró. 

Por su parte, el diputado del PNV, José Ramón Beloki, aseguró que, a pesar de las palabras "precipitadas" de Blanco y de los cambios de criterio, su grupo no ve conveniente la comparecencia del titular de Fomento, dado que continuar haciendo declaraciones sobre la inversión en infraestructuras no va a resolver el problema y lo único que generará es más confusión. Por ello, solicitó primero un escenario económico estable, que aguante "más allá de los quince días" las afirmaciones de los ministros.

Para cerrar el debate, el diputado del PSOE, Rafael Simancas, aseguró que la comparecencia de Blanco es una "buena noticia", y afirmó que la "transparencia y el diálogo" forman parte de la forma de actuar habitual del Ministerio de Fomento, ya que el ministro ha comparecido seis veces en lo que va de año. Además, señaló que se trata de una comparecencia para dar buenas noticias, lo que es "grato" para el Ejecutivo.

Así, indicó que, a pesar de mantenerse el ajuste presupuestario, en los Presupuestos de 2011 se contará con un pequeño, pero significativo colchón financiero para que algunas obras, alrededor de 50, que iban a ser objeto de un retraso, puedan desarrollarse de manera más rápida. 

"Buenas noticias para nuestras empresas y para nuestro empleo", subrayó Simancas, tras afirmar que parecen "molestar" al PP. Además, justificó el cambio de criterio del Gobierno asegurando que la actividad económica es dinámica y que ahora, después de pagar la deuda más barata, lo "lógico, razonable y responsable" es que se corrijan los porcentajes al alza.

Lo que no salió adelante fue la comparecencia dela vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, solicitada por el PP, IU-ICV-ERC y el BNG (y que contó con el rechazo del PSOE, de CiU y del PNV) para explicar la política fiscal del Gobierno, tras las declaraciones de Blanco apelando a la necesidad de subir los impuestos para homologarlos a la media de la UE.

Tras estas afirmaciones del ministro de Fomento, la propia Salgado precisó que el Ejecutivo no contempla ninguna subida de impuestos, dado que la actual estructura fiscal es suficiente para alcanzar los objetivos de déficit, y sólo circunscribió esta eventual subida a un "pequeño ajuste" para mejorar la equidad, que no concretó.

Pese a las aclaraciones de Salgado, tanto la diputada del PP, Fátima Báñez, como el diputado de ICV, Joan Herrera, el portavoz de ERC, Joan Ridao, y el de BNG, Francisco Jorquera, insistieron en la necesidad de su comparecencia para aclarar la política fiscal del Gobierno. 

Para Báñez, el Gobierno quiere perpetrar un "nuevo atraco" a los bolsillos de los españoles, con una nueva subida de impuestos generalizada, porque los gobiernos socialistas sólo saben despilfarrar y subir impuestos. 

  Por su parte, tanto Herrera como Ridao y Jorquera lamentaron que el Ejecutivo haya anunciado en varias ocasiones que se subirá la fiscalidad a las rentas más altas y al final se quede en nada, al tiempo que acusaron al Gobierno de practicar una política "ultradogmática" en lo fiscal y de llevar a cabo un "giro fiscal a la izquierda interruptus". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios