La Bolsa española modera su caída y cierra con una bajada del 1,35%

  • El Íbex-35, perdió 138,40 puntos, hasta 10.103,3 puntos, mientras que su retroceso en la semana llegó al 7,71 por ciento, y en lo que va de año, al 15,38 por ciento.

Comentarios 1

La Bolsa española bajó un 1,35 por ciento tras encadenar tres sesiones a la baja que le llevaron a firmar su peor semana desde marzo de 2009 y perdió el nivel de los 10.200 puntos afectada por el miedo a la debilidad de algunas economías europeas. Así, el principal índice del parqué español, el Íbex-35, perdió 138,40 puntos, equivalentes al 1,35 por ciento, hasta 10.103,3 puntos, mientras que su retroceso en la semana llegó al 7,71 por ciento, y en lo que va de año, al 15,38 por ciento. 

Las bolsas europeas retrocedieron en torno al 1,8%, afectadas por los temores a que la recuperación económica se retrase, mientras que los relacionados con España y Grecia siguen aumentando. Los seguros contra la suspensión de pago de deuda (credit default swap o por su sigla en inglés CDS) de estos países, más los de Portugal, continúan en máximos históricos. La Bolsa de París bajó el 3,40 por ciento; la de Fráncfort, el 1,79 por ciento, y la de Londres, el 1,53 por ciento. 

Todos los grandes valores de la Bolsa española bajaron: Santander, el 0,16 por ciento; BBVA, el 2,88 por ciento; Telefónica, el 1,56 por ciento; Repsol YPF, el 3,80 por ciento, e Iberdrola, el 1,05 por ciento. Las mayores caídas del Íbex fueron las de Gamesa (4,67%), Telecinco (4,18%), Repsol YPF, REC (3,38%) e Indra (3,10%), mientras que seis cotizadas del selectivo cerraron la sesión en positivo: Inditex, que subió un 1,95%, ACS, al ganar un 1,28%, OHL, que avanzó un 0,74%, Iberdrola Renovables (0,68%), FCC (0,11%) y BME, que se revalorizó un 0,03 por ciento. 

El pesimismo que se adueñó la víspera de las bolsas de Europa y de Wall Street, fruto por los problemas de la deuda de algunos países europeos, se extendió a los mercados asiáticos, con caídas en torno al 3%. 

En Europa las caídas fueron generalizas, si bien el Ibex intentó darle la vuelta gracias a la inesperada reducción en la tasa de desempleo de EEUU correspondiente a enero, y, aunque finalmente no logró cerrar en positivo, sí que consiguió mermar su caída, que al comienzo de la sesión le llevó a perder los 10.000 puntos con una caída superior al 3%. 

Los analistas destacan que, aunque no exista riesgo real de impago de los títulos de la deuda española, el mercado sí está "descontando temores", que provocaron ayer que la bolsa española registrase su mayor caída desde octubre de 2008 y su retroceso, del 5,94%, fuese superior al del resto de parqués europeos. 

Los inversores conocieron este viernes que la economía española continuó en recesión en los últimos tres meses de 2009, al registrar una caída del 0,1% respecto al anterior trimestre, según el Banco de España, que calcula que en el conjunto del año pasado el Producto Interior Bruto (PIB) retrocedió el 3,6%. También se difundió que la producción industrial en España cerró 2009 con un descenso del 15,8% respecto a 2008, lo que supone la mayor caída anual desde que el Instituto Nacional de Estadística comenzó a elaborar este dato en 1993. 

La banca vuelve a ser uno de los sectores más afectados en bolsa, debido, entre otras razones y aunque sus resultados puedan estar por encima de lo esperado, a que una parte significativa de su capital pertenece a inversores institucionales, que venden títulos cuando afloran las dudas sobre la recuperación de un país donde operan o está su sede central. 

Los inversores volvieron a castigar a la deuda pública española, cuyo diferencial con la deuda alemana -la de referencia en Europa- llegó a superar los 100 puntos básicos en algunos momentos de la jornada, lo que no sucedía desde febrero de 2009. Ese diferencial se debe a que, para ser atractivos, los bonos españoles a 10 años situaron su rentabilidad en el 4,11 por ciento, frente al 3,11 por ciento del rendimiento de la deuda alemana a 10 años, lo que demuestra la elevada prima de riesgo que se percibe por invertir en España. El efectivo negociado en el mercado continuo se elevó a 5.465 millones de euros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios