Botín considera que las reformas van en la buena dirección pero "hay que hacer más"

  • El presidente del Santander defiende que las entidades financieras culminen el saneamiento del ladrillo este año y que se limite el uso de fondos públicos.

Comentarios 9

El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, ha considerado que las reformas que está realizando el nuevo Gobierno van en la buena dirección, pero "necesitamos cuanto antes una reforma laboral profunda y de calado".

Botín ha hecho esta consideración durante la presentación ante los medios de comunicación de los resultados obtenidos por la entidad en 2011, año en que ganó 5.351 millones de euros, un 35% menos que en 2010 después de destinar más de 3.000 millones a provisiones y saneamientos.

"Los pasos que está dando el nuevo ejecutivo español son muy positivos y están colaborando a que la deuda pública española haya tenido una evolución positiva en las últimas semanas", ha dicho Botín, que ha añadido que "son medidas dolorosas en el corto plazo", pero "imprescindibles" de cara al futuro.

Sin embargo, ha insistido en la necesidad de realizar una reforma laboral profunda para crear empleo, que aporte "flexibilidad a las empresas" y establezca criterios de productividad en temas salariales, condiciones estas que juzgó "indispensables" para crear empleo en nuestro país. También destacó que es necesario finalizar "cuanto antes" la reestructuración del sistema financiero español y dijo que "aunque se ha avanzado mucho", hay que dar nuevos pasos, aunque admitió que lo que se ha conocido hasta ahora sobre las exigencias de provisiones adicionales "va en la buena dirección".

"Cada entidad deberá hacer sus propias provisiones limitando el uso de fondos públicos", dijo Botín, que también alabó el esfuerzo "excepcional y sin precedentes en Europa" realizado por las entidades "con motivo de la obligada fusión" de los fondos de garantía de depósitos de bancos, cajas y cooperativas para solucionar los problemas de algunas cajas. "Las (cajas) no viables deberán ser vendidas", con el objetivo de que las entidades resultantes después de finalizar la reestructuración sean "más grandes, más sólidas, más eficientes" y que tengan una red de oficinas más ajustada al negocio, lo que influirá en que vuelva a fluir el crédito hacia la economía, dijo Botín.

En cuanto a los planes del banco para 2012, el presidente aseguró que no tiene planes de adquisición ni piensa realizar ninguna venta "significativa" y recordó que la diversificación de los mercados en los que opera y la fortaleza de su balance les permiten situarse en los primeros puestos del ránking mundial en generación de resultados. Por último, tras recordar que el beneficio actual del Santander están "muy por debajo de su potencial", Botín cerró su intervención citando los objetivos para el presente ejercicio, que son finalizar los saneamientos del riesgo inmobiliario en España, alcanzar el 10% de capital principal o core capital manteniendo el dividendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios