Bruselas lanza su primer aviso a Alemania por su abultado superávit comercial

  • El Ejecutivo comunitario lleva recomendando a Berlín desde hace años que apuntale la demanda interna y las inversiones, por ejemplo mediante la apertura de su sector servicios.

La Comisión Europea (CE) recomendó por primera vez un análisis en profundidad de los desequilibrios macroeconómicos de Alemania, especialmente su abultado superávit comercial, y recalcó que no se trata de una decisión política, sino "objetiva" en aras de garantizar la credibilidad del ejercicio. "No se trata de cuestionar la competitividad de Alemania, porque el problema no es éste, al ser un gran activo para la economía europea en su conjunto (...), sino si la primera potencia económica europea puede hacer más para ayudar al reequilibrio de la economía europea", señaló el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, en rueda de prensa.

Recordó que es por ello que el Ejecutivo comunitario lleva recomendando a Alemania desde hace años que apuntale la demanda interna y las inversiones, por ejemplo mediante la apertura de su sector servicios. La balanza por cuenta corriente de Alemania supera desde 2007 el 6% del PIB, el límite fijado en el listado de once indicadores establecidos para medir los desequilibrios macroeconómicos para una media de tres años. De acuerdo con las últimas previsiones macroeconómicas de la CE, el superávit por cuenta corriente de Alemania se situará este año en el 7%, el próximo en el 6,6% y el siguiente en el 6,4%. La balanza por cuenta corriente de Alemania es una de las más grandes del mundo en términos absolutos y el principal factor detrás del superávit de la eurozona en su conjunto.

El vicepresidente de la CE y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, aseguró también que no se está criticando "la competitividad económica externa" de Alemania ni su éxito en los mercados globales, porque eso es algo que deberían lograr "todos los Estados miembros". No obstante, "un superávit permanentemente alto también significa que los alemanes están invirtiendo importantes ahorros en el exterior y la pregunta es si esto es eficiente, incluso desde la perspectiva alemana", subrayó.

Rehn señaló que se ha generado un "debate controvertido" dentro de Alemania y fuera en torno a las advertencias de diferentes instituciones en torno al elevado superávit germano, incluido el Tesoro de EEUU, cuando debe haber un "análisis económico sólido de las razones de los desequilibrios relacionados con el funcionamiento de la economía alemana". En este sentido, reiteró que las recomendaciones de los socios de Alemania en la UE siguen siendo válidas y que se resumen en la necesidad de reforzar la demanda doméstica e impulsar las inversiones privadas y públicas "en beneficio del país y de la eurozona en su conjunto".

Barroso por su parte dijo que espera de las autoridades alemanas que "acepten plenamente" la decisión de la CE de señalar por primera vez a la locomotora alemana, dado que siempre ha sido el país que más ha insistido en que se cumplan las normas implantadas en la gobernanza económica. Si Bruselas no hubiera tomado esta decisión, "pondríamos en riesgo nuestra credibilidad y la de la gobernanza económica" y estoy seguro de que las autoridades alemanas entienden que la CE tiene que hacer su trabajo y que teníamos que lanzar la revisión en profundidad", sostuvo el presidente del Ejecutivo comunitario.

Rechazó además que sea "ridículo" dar este paso, en un momento en que existen otros problemas económicos en la eurozona y la UE en su conjunto, como sugirió un periodista alemán. "Cumplir con nuestras tareas no es ridículo, es una condición para una gobernanza seria en la eurozona y la UE", subrayó Barroso. En realidad, Alemania no solo registra desequilibrios en su balanza por cuenta corriente, sino también en otros indicadores: la depreciación en el tipo de cambio efectivo, las pérdidas en la cuota de mercado de las exportaciones y deuda pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios